Tell us about you and request a quote!

info@cacaorock.com

Voice/ SMS: +1 (510) 213-8131
SMS/ Whatsapp/ Telegram:
+ 1 (510) 501-7773
Fax: +1 (866) 376-5004

Translation and Localization Services in Oakland, California

CacaoRock Online Radio Now Playing:

 


Al Stewart en el SoHo Café de Santa Bárbara, CA
Jueves 23 de Marzo del 2006, 8:00 PM


El haber conversado con Al Stewart en el intermedio de su presentación en el SoHo café fue como uno de esos sueños recurrentes que suelo tener en el cual entrevisto a uno de esos cantantes que he escuchado por tanto tiempo a través de los altavoces y que se vuelven amigos personales. Amigos como él nos dan clases de inglés, de historia universal, de filosofía, de metafísica y de literatura, por supuesto. He escuchado el álbum Year Of The Cat (Arista, 1976) desde que tenía 5 años, y Al me ha visitado con sus fantásticas historias para ir a dormir desde aquel entonces. La mayoría de sus canciones nos llevan a lugares y momentos de la historia que todos parecen haber olvidado, con excepción de él. “Runnin’ Man” es la historia de un fugitivo que fue miembro del partido Nazi y que se esconde en Sudamérica; “Lord Grenville” es la epopeya del almirante británico Richard Grenville, abatido por la flota naval española en un feroz combate de 1591; “Flying Sorcery” nos lleva a los primeros años de la aviación británica y sus héroes, como la piloto Amy Johnson. Como decíamos, un álbum de Al Stewart es una perfecta lección de historia en donde sus personajes se identifican con nuestros propios avatares, tribulaciones y alegrías. Al Stewart es una mezcla de profesor de escuela secundaria con poeta urbano. Al Stewart nació en 1945 en Glasgow, Escocia, y empezó como un cantante folk en 1967, emulando a su ídolo Dylan, y fue exactamente así como lo encontré el jueves 23 de Marzo en el SoHo Café de Santa Bárbara, a treinta años después de su corto dominio de las listas de Estados Unidos e Inglaterra. Alan Parsons empezó a trabajar con él y a brindarle pianos y guitarras eléctricas a su guitarra de palo en el álbum Modern Times (Arista, 1975.) Un año después, se lanza la que sería su obra maestra junto a Parsons en la producción y Peter Wood en el piano: Year Of The Cat. En el disco, Al personalmente se introduce en sus propia narrativa histórica al ponerse pico a pico con Humprey Bogart y Peter Lorree en “Year Of The Cat,” canción basada en la pasión de una ex novia suya por la astrología vietnamita (el Año del Gato es el Año de la Liebre en el calendario Chino) en la cual el protagonista se encuentra hechizado por la mística de la susodicha. Aunque al principio esta canción nos hizo suponer que Al narraba el fin de la guerra de Vietnam, esta idea fue negada por el propio Stewart durante una entrevista por teléfono.
La canción del gato fue su mayor éxito y la casa disquera quiso repetir el plato con el LP Time Passages (Arista, 1978,) obligándolo a escribir canciones-fantasía para la exhibición del saxofonista Phil McKenzie (el mismo que ejecutó el brillante solo en “Cat.”) Aunque Al escribió “Time Passages” y “Song On The Radio” bajo presión, sin mucha inspiración y bajo el mismo ojo clínico de Parsons y la chequera de Arista Records, éstas canciones pusieron a Al en la categoría de mega estrella del soft rock de los setentas.

Dave Nachmanoff tocó la guitarra acústica con él, ejecutando cada solo a la perfección, sin fallar una sola nota. Él fue quien convirtió los éxitos eléctricos grabados en los setentas en baladas acústicas que llenaron de magia el ambiente del SoHo, a lleno completo de gente que en su mayoría bordeaba los cincuenta y tantos años. Poesía del tipo del señor Stewart es multigeneracional, de todas maneras.

En 1995 Al Stewart lanzó el álbum Between The Wars, un álbum conceptual sobre los locos años veinte en Europa entre la primera y Segunda guerra mundial (curiosamente, el álbum fue lanzado también “entre las guerras” del Golfo Pérsico e Irak.) Stewart presentó en este disco lo que sería su nueva –y vieja- modalidad de performance: acústica, relajada, sabia y por sobre todo entretenida. La canción “Night Train To Munich” del Wars, engloba el estilo actual de Al Stewart: un tributo al estilo guitarrero de Django Reinhardt con una fuerza narrativa y literaria impresionante. Al Stewart, a los sesenta, toca del mismo modo que lo hacía en los sesentas. Su mente no ha envejecido ni un ápice, porque siempre ha estado cantando canciones atemporales.
Después del show Al firmó autógrafos y conversó con la audiencia, se alegró de que una niña de 11 años le diga que lo admira desde que era una bebé y le recite el personal que tocó con él en Year Of The Cat y, claro está, se asombró del legado que está dejando en la música popular. Según Al, aquella admiración de aquella niña no puede ser fingida.
Al Stewart va a estar de gira por todo el 2006, incluyendo Inglaterra, Irlanda, Alemania y Holanda. A sus 60 años, jamás ha estado viajando tanto, ni en los años dorados de Arista Records. Valió la pena ir hasta Santa Bárbara para verlo y enterarnos que el 2007 nos estará visitando en el Área de la Bahía y descubrir que mi admiración tampoco es fingida al viajar tantas millas sólo para verlo.

Official CacaoRock Review:
Year of the Cat (Arista, 1976)
English underrater songwriter, just as Gilbert O'Sullivan. A magician with a guitar who suddenly decided to go "electric" (a-la Bob Dylan). Al Stewart produced in the mid seventies amazing and sweet mellow sounds that you can still listen on Adult Oriented radio. You get "Time Passages", "Song on the Radio" and "Running Man". But these three great songs appeared after his greatest work with producer and mastermind Alan Parsons. The album was called Year of the Cat and the song title made him famous all around the world.
College students of the time actually danced the song in parties. It was a story of love. Filled with mistery, clues, double meanings and references to movies you have to had seen, "Year of the Cat" surrounds us and makes us feel like we're reading a book. The story is interesting: the mistery woman grabs the troubadour for a one-night stand with inciense and patchouli aromas, and he discovers on the day after that he has to stay with her, even if the passion and the catwoman seduction is gone. The narration is splendid, goes with a haunting piano riff by Peter Wood -he wrote the music for this tune- and a brilliant orchestration by Andrew Powell, the man behind the strings in the Alan Parsons Project. Featuring a cello soli and spectacular acoustic and electric guitar works, this one is the main reason you should buy this album now.
Year of the Cat is the kind of record you want to keep living in your CD player. To listen it on vinyl is a greater pleasure, indeed.


Al on your Stereo:




Los setentas fueron años tan ricos y productivos en la música popular que hacer una lista de las "100 mejores" es casi como preguntarme cuáles son tus 100 canciones favoritas, lo cual puede ser el eterno cliché de páginas Web como ésta: una colección de listas para gente que no tiene tiempo de leer detenidamente algo. A diferencia de la otra lista de este sitio, la lista de las mejores canciones de la década de los 90's (hasta ahora la entrada más visitada de este sitio Web), esta lista no fue hecha mientras el que escribe escuchaba las canciones que iban apareciendo en su vida casi al mismo tiempo que se lanzaban. Los setentas, para mí, empezaron en 1989 cuando gracias al gran musicólogo y amigo mío Augusto Cabada pude escuchar por primera vez a Emerson, Lake & Palmer. The Police, Pink Floyd, Boz Scaggs, Steve Miller Band, Billy Paul, Dan-I, etcétera, llegaron luego. Las conexiones se crearon y la música siguió llegando y quedándose. La lista fue armada usando varios criterios: primero, la cantidad de veces que he venido escuchando las canciones en mi computadora y reproductor portátil (iTunes mantiene un registro, si uno no lo borra nunca); segundo, la cantidad de veces que se me vienen a la cabeza; y tercero, la trascendencia de la canción en nuestra vida personal; porque seamos honestos, cualquiera puede hacer una lista, pero esta es la nuestra.



Espero que descubran artistas y canciones, y que las disfruten. Al verla creo que hay de todo, y parece en verdad una lista corta, sabiendo que los setentas fueron extremadamente prolíficos, a pesar de la crisis de energéticos de mediados de los setentas en los Estados Unidos y de cierto desgaste creativo en el rock progresivo pasada la segunda mitad de la década.




Sentarse a hacer una lista es una tarea tediosa si uno tiene tanta información y no sabe cómo ordenarla o acomodarla, o se queda trabado con lo que se tiene que decir de cada canción. Con la década de los ochenta, la tarea no solo es titánica porque no hubo forma de mantener una tabla de valores en dicha época. La música ochentera nos cayó en vivo y en directo y a muy temprana edad y entre 1980 y 1990 nos pasamos más tiempo creciendo y aprendiendo que absorbiendo música de calidad, o valorándola para tal caso. Fuimos a la escuela pero la radio nos daba programas extracurriculares, que a veces nos llegaba durante el recreo y también durante las clases.

Pero bueno, la década es para recordar musicalmente, pero en lo que respecta la realidad, es un desastre. Un profesor de historia universal la denominó, en 1989, "la década perdida", y vaya que tenía razón. Aquellos que dicen "extraño a los ochentas", pues no los vivieron, porque en todas partes la cosa estaba que ardía, y fue la música la que abrió mentes, puertas, brazos, piernas y derribó muros y creencias. La década empezó, en mi país, con un grupo terrorista llamado Sendero Luminoso empezando sus ataques a la población civil. La democracia regresó luego de 12 años solo para que se convierta en un infierno gracias al primer gobierno de Alan García. En EE.UU., Reagan era elegido presidente y John Lennon moría abaleado. Qué década para desoladora que se venía. Deprimente en muchas formas.
Jamiroquai in concert

Jay Kay de Jamiroquai

No fue fácil hacer una lista como esta, considerando que después de todo las listas son hechas para gente que no tiene ganas de leer un texto a fondo, simplemente recibir información rápida y ya digerida (creo que por eso las listas son tan populares).

Desde enero de 1990 que estuve anotando en cuadernos, borradores, notas y demás papeles sueltos cuales serían las canciones que dominarían la década de los noventa: las más influyentes, destacadas, creativas y potentes. Para 1995 llegué a la conclusión que la música rock de los noventas era pésima, pero considerando como estuvo la década del 2000, me quedo con varios discos de la década del nueve cero que en algún momento consideré poco trascendentes.

En realidad, la década 1990-1999 fue la última antes de la debacle total de la industria discográfica como sistema "tradicional" de ingresos tipo campo ferial, es decir, "vamos a la tienda de discos a comprar este disco que tiene la canción tal que escuché en la radio, en la TV o en el cine". Aquel concepto obsoleto pasó a la historia. También fue la última década con música contestataria masiva: fue en 1994 cuando Kurt Cobain se suicidó, y aquel fue un momento pivotante: ¿Qué mega-distribuidor se animaría a seguir lanzando artistas al mercado masivo que terminen pegándose un tiro? ¿Quién iba a financiar algo así? Pues así se pensó y es por eso que artistas "suavecitos" y sin sustancia reinaron desde 1997, aproximadamente. Lo siguen haciendo. Ahora no piden reflexión, ni cuestionar a la autoridad que les ha fallado, solo venden sexo, sodas y zapatillas a una máxima compresión sonora.

¿Recuerdan los noventas? Yo sí, y en esta lista se encuentran sus momentos musicales más destacados. Fue una década muy prolífica y marcada en la mercadotecnia, en donde el producto clave, el disco compacto, llegó a venderse aproximadamente a US$ 18.00 la unidad (hoy en día US$ 12.00 es un precio demasiado elevado, ya que la Internet prácticamente decimó a la industria). La década empezó  en 1990 con Mariah Carey, McHammer, Vanilla Ice. Terminó en 1999 con Will Smith, Basement Jaxx, el programa de software Napster y la arrolladora colegiala Britney Spears. La muerte empezó sus labores con Freddie Mercury y las concluyó con John Denver, llevándose en su peregrinaje a dos virtuosos del rap: 2Pac y Notorious B.I.G. Michael Hutchence de INXS también encontraría su fin ahorcándose en una supuesta auto-asfixia erótica en un hotel de Sydney; pero nada fue tan chocante como el suicidio de Kurt Cobain, en la cumbre máxima de su fama: el líder de Nirvana fue el primer rockero que les decía a sus fanáticos que no valía la pena vivir. Costó muchísimo recuperarse de eso, y muchos no se recuperaron.

En lo que respecta a temas en las listas Billboard, observar los dos extremos de la década no es muy alentador: empezó con Michael Bolton y su patética "How Am I Supposed to Live Without You" y terminó con "Smooth", monótono éxito de Santana que le dio al guitarrista un montón de Grammys. Hubiera parecido que en lo que respecta a música no hubo una evolución notable, pero no fue así. Fueron las disqueras las que tuvieron sus años más rentables y a la vez mediocres, y poco fue descubierto y promocionado que valga la pena. La música siguió su curso en los bares, en las calles, en los discos independientes. Hubo mucha música de todo tipo, y buena... Hasta ahora la hay, solo que está escondida.


© Javier Moreno. All Rights Reserved. CacaoRock, d.b.a. CacaoRock Translation Services, Oakland, California.

Copyright Disclaimer under Section 107 of the copyright act 1976, allowance is made for fair use for purposes such as criticism, comment, news reporting, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair use.