CacaoRock Online Radio

 

Can't play the radio or using Google Chrome? Click HERE!

Schedule
(please adjust to your local time)

See our calendar HERE

 

If there is no program shown, we are playing our daily dose of random Rock N' Funk!

World Clock

 

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Wednesday, September 30, 2020

Nos acabamos de enterar del fallecimiento de Joaquín Lavado, "Quino", creador de Mafalda. Aquí una reseña del libro que compila todas las tiras cómicas dibujadas entre 1964 y 1973.

Descanse en paz Quino (1932-2020).


(Joaquín Lavado "Quino", Editorial Lumen, 1992)


Encuentro con Quino (13333944485) Lo intrigante y horrendo de leer a Mafalda, la tira cómica más importante de Latinoamérica, es que la situación política del mundo no ha cambiado de estado; salvo de nombres o catalogaciones políticas. Ahora ya no es Vietnam, es Irak o Afganistán. La Unión Soviética no existe, se fué con el Muro de Berlín, pero occidente mira al Medio Oriente con desconfianza y el nuevo Krushev se llama Ahmadinejad. De igual modo, con otros nombres, siguen existiendo luchas de clases, y los que alguna vez estuvieron en el lado izquierdo se pasaron al derecho, y viceversa. La misma chola con distinta pollera.

Mafalda duró aproximadamente una década, entre 1964 y 1973, lo cual para una tira cómica sindicada hoy en día es muy poco tiempo, casi nada. Pero su legado y crítica social fue tan profunda que creó una identidad latinoamericana que recién en los sesentas estaba empezando a ser propia y dejando de ser un reflejo del colonialismo que hasta ahora agobia a los latinos. Mafalda duró quince minutos, pero sus tiras se siguen leyendo y sus dibujos no han envejecido en absoluto: la razón de su existencia, la cual es una mirada irónica a las injusticias sociales, no ha envejecido tampoco. 

Si uno ve lo que Quino dibujaba a mediados de los sesenta encontraría una Buenos Aires atolondrada pero segura para que los niños puedan jugar en la calle. Mafalda es una niña entre 6 y 10 años que ve cosas que sus amigos no ven. Por alguna razón, se encuentra a la distancia y tiene una vista panorámica de la realidad argentina y mundial. Tiene el poder de cuestionar y criticar a la sociedad y al sistema económico, en el cual se encuentran su familia y amigos, y eso a su edad no es reprimible porque después de todo, es una niña y hablar no es una malcriadez condenable como la que podría hacer un periodista independiente. Pero vean cómo Quino fue tildado de comunista por la derecha latinoamericana y cómo en Cuba lo acusaron de ser un revisionista por criticar a Fidel y a la Revolución Cubana cuando Mafalda, en una famosa viñeta, lo tildó acertadamente de "cretino".

Mafalda además nos hizo ver que ser inteligente tiene un precio muy, muy caro. Nadie que desee conservar un trabajo, una carrera, una posición social o inclusive un matrimonio osaría cuestionar lo establecido de la misma forma que ella lo hizo en diez años y no esperar represalias. Nos ha pasado a todos en algún momento de nuestras vidas: expresamos nuestra propia opinión, y recibimos la rica represión. Mafalda, al estar a la distancia, no la recibía. Quino sí.

Hablando de distancia, en una de las tiras, Mafalda le pregunta a Felipe, su amigo de edificio, si se podría imaginar cómo sería la realidad si no existiera la distancia como concepto. Felipe imagina que todo estaría ahí mismo, sin posibilidad de separación por espacio o tiempo: Vietnam, Pelé, Cuba, el Kremlin, el Pentágono… y ¡plop! El dientudo se desmaya. Felipe hubiera sufrido de un surmenage terrible de haber vivido en esta, la era de la información rápida y constante. Los amigos de Mafalda fueron tomando mayor relevancia y llegaron a tener historias personales fuera de los ojos de la protagonista. Manolito y su pasión por el dinero y los negocios, Susanita y su visión machista ortodoxa, Libertad y su radicalismo político, Miguelito y su individualismo extremo… todos fueron desarrollándose en medio de juegos en el parque, música de los Beatles, y lo horrible que era ir a la escuela para luego ver televisión malísima. La inocencia de Mafalda y sus amigos ponía al desnudo lo absurdo de la realidad argentina: no el hecho de que exista, sino de la incapacidad de ésta por cambiar.

-Dios, qué asco de programa...
-Disculpa, es la costumbre.

La fuente de los conocimientos de Mafalda, que forjan su ojo clínico al mundo, definitivamente no fueron las conversaciones de sus padres, a los cuales ella quería pero consideraba mediocres. Al principio fueron los periódicos y la radio, y posteriormente la televisión. Mafalda llamó al conflicto árabe-israelí "Tom y Jerry", por lo repetitivo e inacabable. China comunista (ahora "República Popular: Una nación dos sistemas") le daba miedo principalmente porque mientras Argentina dormía, los chinos estaban trabajando. ¿Estados Unidos? El imperio Yanqui como que le daba pena, sabiendo lo mal que la estaban pasando en Vietnam y lidiando con los conflictos por los derechos civiles y la muerte de los hermanos Kennedy y la de Martin Luther King. Yo a los ocho años no opinaba de esa manera; es más, no leía los periódicos salvo para leer los comics o el suplemento "Jaimito" (del diario Correo). El único caso "registrado" de un niño que sabe todo y puede discutir de temas adultos es el de Jesús de Nazareth, cuando fue encontrado por sus padres conversando con los sabios del Templo. Mafalda es una niña normal, común y silvestre sin otro pasatiempo que el de vivir la niñez al máximo. Sin embargo, lo mal que el mundo anda le causa pena, al igual que a todos nosotros, tengamos la edad que tengamos.

Hace 50 años Mafalda hacía bailar la samba, la cueca, el vals y el joropo a toda Latinoamérica con su propio pañuelo. La era M está compilada en su totalidad en el gigantesco tomo Toda Mafalda, en donde vemos la evolución del personaje, que empezó como un niño, pero por motivos publicitarios de la marca Manfield, se convirtió en una niña rebelde con un nombre similar. Mafalda era esperada por muchos lectores de periódicos como El Mundo, al igual que miembros del poder político de la Argentina de los sesentas, los cuales rebuzcaban en sus viñetas alguna crítica hacia ellos. Varias tiras fueron censuradas por comentarios literalmente infantiles. De más está decir que hoy en día los caricaturistas la tienen fácil en países democráticos; salvo aquel danés que hace algunos años casi es asesinado por un extremista islámico por dibujar al profeta Mahoma. Quino pudo haber sido arrestado por su Mafalda y otros dibujos de no haberse exiliado en Milán, Italia, poco antes del golpe militar del 76 en Argentina. Dibujantes como él, críticos de aquellos que no aguantan pulgas y que intentan controlar todo, necesitan un espacio libre siempre.

El éxito de la tira fue inmediato y hasta literatos como Gabriel García Márquez y Umberto Eco alababan la creatividad y desfachatez de un personaje que tenía elementos de Snoopy y de Periquita, pero nada de Daniel el Travieso o The Family Circus. Mafalda es eterna, y de haber envejecido hoy tendría aproximadamente 55 años y sería la traductora profesional que, trabajando en las Naciones Unidas, lidia con la misma historia mundial que vió desenvolverse desde que ella nació. 

El mensaje de Mafalda es único y universal: No existe la libertad a medias; grande o chiquita.

Tuesday, September 29, 2020



The Beatles Anthology 1 (Apple, 1995)
The Beatles Anthology 2 (Apple, 1996)
The Beatles Anthology 3 (Apple, 1996)
Podría afirmar, sin duda alguna, que el suceso fonográfico más importante de 1995 fue el regreso de "los cuatro grandes de Liverpool" gracias a sus "nuevas" producciones. Los Beatles reaparecen finalizando el siglo ante una nueva generación de fanáticos dispuestos a escuchar el mejor rock and roll jamás grabado; a oír diferentes versiones de las canciones que quedaron en la memoria de los baby boomers y a desempolvar temas olvidados por el productor George Martin y los ejecutivos de EMI, la casa discográfica de Los Beatles desde 1962 hasta la fecha.
 
Esta idea no es tan reciente ni sorpresiva como se pudiera pensar. Había estado forjándose desde 1992, año en que se celebraban los 30 años del primer single, "Love Me Do" y las bodas de plata del álbum cumbre de la música pop: Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band. El proyecto de juntar material como para una caja de discos compactos y un extenso documental fue concebido por Paul McCartney con el nombre de The Long And Winding Road (igual que un tema compuesto por él durante la disolución del grupo); pero la EMI se mostraba reticente por razones desconocidas. El año clave sería 1995; cuando se conmemorara el vigésimo quinto aniversario de la separación legal de Los Beatles y 15 años de la absurda muerte de Lennon.


Pero desde mucho antes de la realización de este proyecto, mi grupo de amigos coleccionistas ya conocíamos ciertas rarezas sonoras de los Beatles gracias a la piratería fonográfica. Todos habíamos completado la colección original antes de cumplir dieciséis y queríamos más música. Sabíamos de la existencia de grabaciones no autorizadas que ofrecían mucho material que la EMI no había editado; de ahí que conseguir grabaciones raras se convirtió para nosotros en un feliz redescubrimiento del sonido Beatle; como si ellos lanzaran nuevas canciones sólo para nosotros.


En el caso de los Beatles, la razón objetiva de la piratería es evitar el pago de los derechos de autor de las canciones Lennon—McCartney (cuyo mayor accionariado pertenece ahora a Michael Jackson) para una mayor ganancia de los productores. Meses después de la separación de los Beatles, alrededor de 1971, los corsarios del sonido empezaron a hacer de las suyas gracias al mejoramiento de los equipos amateur de grabación de conciertos y su posterior copiado. Allegados a los Beatles ya habían difundido ilegalmente las cintas guardadas por la EMI (quizás a sabiendas de los cuatro).


Para 1977 la piratería había saqueado los archivos de la mayoría de rockeros, sin olvidar a los Fab Four. Un caso excepcional fue el de una vieja grabación de una actuación en Hamburgo, allá por 1962. Debido al éxito de esta grabación pirata, un pequeño sello alemán compró la cinta original a su dueño y la editó legalmente. Esta reliquia era uno de tantos testamentos dejados por una banda de rock and roll antes de ser la mejor y más popular del mundo. Desde entonces los piratas empezaron a desempolvar muchas grabaciones "ocultas" para asombro de los beatlemaniacos. Se podía oír a unos adolescentes John, Paul, George y Stuart Stutcliffe tocando "That'll Be The Day" de Buddy Holly o probando sus primeras composiciones propias. En esas grabaciones de contrabando se oían temas de Lennon-McCartney tan notables que habrían sido grandes éxitos si la EMI los hubiera lanzado como "I'll Be On My Way" o "That Means A Lot." Estas grabaciones eran sustraídas, copiadas y regresadas a los estudios por los piratas fonográficos que vendían las copias a buen precio entre las disqueras ilegales. Se distribuían clandestinamente, copias de copias, entre disc—jockeys, fans y coleccionistas en Inglaterra y de ahí a Europa y Estados Unidos. Las grabaciones piratas que llegaban a las diversas compañías ilegales del mundo estaban plagadas de siseos, distorsiones y ruidos originados por la pésima calidad de las copiadoras. Además —más peligrosos aún— estaban el tiempo, el polvo y la humedad, que hacían que las cintas originales archivadas se fueran deteriorando poco a poco.


Casi todas las sesiones y actuaciones importantes realizadas por los Cuatro Grandes están en el inmenso catálogo pirata. ¿EMI? bien gracias, haciéndose la vista gorda: "no sabemos nada". Los fans como mi grupo de amigos se regodeaban con todas esas joyitas que aquí se adquirían primeramente en informales del centro de Lima y luego, con la llegada de los CDs, hasta en algunas tiendas limeñas. "¿Por qué la EMI no lanzará estas cosas con una mejor calidad de sonido?" nos preguntábamos siempre que escuchábamos un tema de los archivos.


El resumen de material inédito más interesante, aunque de sonido defectuoso debido a las innumerables copias, es una colección ilegal de 2 cajas de CDs quíntuples llamadas The Beatles Artifacts 1 & 2 aparecida entre 1993 y 1994 y editada por un supuesto "sello" discográfico "italiano" (se rumorea que la mayoría de CDs piratas que vemos en el mercado "negro" se manufacturan en Panamá o en alguna otra zona franca, lo cual no puedo demostrar). Esta colección nos permitía sumergirnos en magníficos instantes de la vida de los Beatles como las sesiones de su primer álbum; la famosísima presentación en el Show de Ed Sullivan; Paul cantando el hermoso tema "That Means A Lot;" una versión de 17 minutos de "Strawberry Fields Forever" —empezando con John ensayándola con su guitarra hasta la versión orquestada con música de cámara y cuarteto de cuerdas— y los ensayos hindúes de George Harrison llevando la música de occidente hacia niveles más avanzados de entendimiento. La colección Artifacts tenía fallas de audio imperdonables, pero valía la pena conseguirla o copiarla debido a su contenido histórico (eso es lo bueno de los piratas, que no se complican la vida con derechos e impuestos).


Mis amigos y yo estábamos seguros de que era la mano de Paul la que había rebuscado, extraído y publicado tan maravillosas reliquias; lo cual nunca se podrá probar del todo ya que ningún fan querría acusar a su ídolo de evasión de impuestos. Y es que ahora Paul recibe menos regalías por sus canciones de las que recibe el mayor accionista, Michael Jackson (quien pagó una millonada por los derechos de Lennon—McCartney) o Yoko Ono (debido a una ley inglesa que pensiona a las viudas e hijos de autores fallecidos). Por eso es que Paul gana una miseria si alguien graba legalmente Yesterday, escrita por él pero fichada como Lennon—McCartney en los registros, lo cual creo que fue un error. Me imagino a Paul quejándose de esto con su esposa Linda: "No puede ser que otro gane más que yo por canciones que yo mismo escribí. Encima tengo que pagar impuestos, que me quitan el 80% de mis ganancias y ni EMI ni Capitol Records mueven un dedo por mí ni por mi pasado. Ni contar con ellos para difundir estas rarezas que mis fans esperan." Una nota curiosa que me hizo sospechar: en las libretas mal impresas que vienen con la colección Artifacts, aparece más veces la cara de Paul que las de los demás escarabajos.




En noviembre de 1995, ante la expectativa de la difusión del programa Anthology por la cadena ABC, un conocido nuestro apodado "El Pirata" (solamente compra, vende y colecciona música de contrabando) se presentó con su Walkman y me invitó a ponerme los audífonos. Ahí pude escuchar con suma dificultad a John y su piano cantando Free As A Bird, en una pésima grabación casera de 1977. Según me contó el Pirata, el cassette, que lo compró a un ambulante en el centro de Lima, contenía fragmentos de un programa radial difundido en Londres poco después de la muerte de Lennon. En esos audífonos se escuchaba la cinta original sobre la cual George, Paul y Ringo habían tocado y cantado para que sea el primer single de los Beatles en 25 años. Era un sueño para cualquier fanático menor de treinta que no pudo gozar la Beatlemania en su propio tiempo. La EMI no podía quedarse atrás ante la piratería que les robaba dinero ni ante el renacimiento de la filosofía Beatle gracias al éxito reciente de bandas inglesas como Oasis y Blur, pertenecientes a la nueva "invasión británica."
 

Apple Corps., la disquera creada por los Beatles, reconoció, por fin, la existencia de esos archivos ya violados por los piratas y sus ejecutivos dijeron: "Tenemos que mostrarlos. Sólo hay aproximadamente diez horas de material original de los Beatles y en total hay más de trescientas. Tenemos que darles una paliza a los Piratas de una buena vez". En diciembre de 1994 la EMI lanza The Beatles Live at The BBC, con casi sesenta canciones que fueron parte de su repertorio en sus continuas visitas a la emisora radial British Broadcasting Corporations entre 1962 a 1965. Este formidable CD doble tenía la noble misión de tantear el mercado y ver la respuesta del público que esperaba ansioso el material inédito prometido a inicios de 1994. El álbum llegó al tope en las listas británicas y al Top Ten en Estados Unidos y la EMI dio luz verde al proyecto Anthology: un álbum enorme de rarezas y un especial de TV que reunía a los tres Beatles vivos para que cuenten, en sus propias palabras, su gran ascenso al Olimpo de la música. Contaban con Jeff Lynne (de ELO) como productor para los nuevos singles "Free As A Bird" y "Real Love", las cintas caseras de John que Yoko entregó a Paul a inicios de 1994.

Anthology 1 contiene los primeros intentos de los Quarrymen registrados en frágiles discos de carbón de 78rpm; nos lleva a Hamburgo y redescubrimos la tradicional y nostálgica My Bonnie, cantada por Tony Sheridan y producida por Bert Kaempfert. Incluye además temas de algunas de sus presentaciones más notables como la del London Palladium ante la Familia Real (es ahí donde John, antes de cantar Twist and Shout, pide a la concurrencia de la cazuela aplaudir y a la nobleza que cascabelee sus joyas). Lo más sorprendente de este volúmen es la nitidez de las sesiones para la Decca records. En 1962 John, Paul, George y el baterista Pete Best grabaron unos demos que fueron rechazados después por los ejecutivos de la disquera. Alguno de ellos habría dicho: "Hay demasiados grupos mediocres con guitarras que en cualquier momento pasarán de moda. No son rentables". Después de ver el enorme éxito en Inglaterra de aquellos melenudos antes despreciados por ellos, Decca no dudó en contratar a los Rolling Stones apenas se presentaron. Contiene además breves comentarios en distintas épocas de Lennon, McCartney y Brian Epstein, el manager que los hizo supergrupo; junto con las poderosas sesiones de sus cuatro primeros álbumes.


Anthology 2
, dada la época (1965—1968) y las sesiones tan inteligentes y productivas que explora, es el mejor volumen de la colección. Poco a poco los Beatles dejan de ser los reyes de los conciertos para ser los amos del estudio Abbey Road; al haber dejado los conciertos y las giras atrás debido a las serias limitaciones creativas que obligaban a ejecutar todo lo grabado en un escenario. Es en esta época también en que John y Paul empiezan a escribir canciones por separado (si es que no lo habían hecho antes), con colaboraciones esporádicas. Cada uno presenta un estilo individual que compite por sobrepasar en creatividad al otro. En estos años los Beatles se olvidan de los covers en sus Lps para dedicarse de entero a sus ideas al saber que ninguna banda los superará, ni siquiera sus archirrivales Rolling Stones por más esfuerzos que hagan. Pero no se trata de un éxito aislado ni mucho menos ya que en estos años la denominada revolución cultural de los sesenta llega a su máximo punto, paralelamente con la música de Lennon y McCartney. A partir de 1966, con su sorprendente Revolver, los Beatles se expandirían al infinito, hacia la cumbre del estrellato, a la adoración extrema de sus seguidores y a la sumisión total de sus detractores y críticos más severos. En este segundo volumen los escuchamos compitiendo sanamente con los Stones con un tema instrumental de R&B llamado 12 Bar Original; oímos a George cantar desganado "Everybody's Trying To Be My Baby" en el Shea Stadium (sin que nadie le pueda oir bien debido a los chillidos ensordecedores) y la apatía de las actuaciones en vivo se hace evidente; John prueba sonidos al revés y melodías extrañas y alucinógenas en "Tomorrow Never Knows"; Paul graba a un doble cuarteto de cuerdas ejecutando "Eleanor Rigby"; George hace lo mismo con músicos hindúes viajando por el río Ganges y tocando la sítara en "Whitin You Whitout You", la melodía más innovadora, reflexiva e interesante del Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, obra cumbre de los Beatles sin duda alguna.

Anthology 3 completa la trilogía de material inédito con las sesiones del álbum blanco, un extenso e histórico bloque de versiones acústicas, las sesiones de Let It Be y Abbey Road, algún número inspirado en hierbas inhalables y un lamentable medley de rock and roll con Lennon a la cabeza, simplemente acelerando los contratos por cumplir para la ya inminente y redentora separación.
 


Las críticas negativas a la colección Anthology no se centran en el material presentado ni en el sonido, que son excelentes y de primer nivel en comparación al material de contrabando; sino en la forma de venderse la colección y el tufo a oportunismo de la EMI con todo el mercadeo con el que se le conoce. Ya lo explicó Pedro Cornejo en la revista Debate en 1994 al esclarecer hacia qué público apunta el desempolve de música de hace 25 años y llamarlo Classic Rock: al público cuarentón que puede comprar más discos que un chiquillo fanático de Pearl Jam y Nine Inch Nails que a duras penas puede con su propina adquirir el Vitalogy o el Downward Spiral. Por lo visto es ahí donde se encuentra el secreto del "reciclaje" que hace aparecer a los Beatles en los primeros lugares de las listas 25 años después del desbande. Al parecer éste fenómeno no sólo ocurre con la música pop; sino con las formas de vestir, con las artes plásticas y, en cierta medida, con el cine. No pretendo hacer una apología a la piratería fonográfica que tanto daño hace a la industria fonográfica a nivel mundial. La copia de un disco original para ser vendido a bajo precio es un delito aquí y en Inglaterra; pero para un coleccionista obtener una canción inédita es un privilegio que lo distingue de los demás compradores interesados solamente en los limitadores e incompletos discos "grandes éxitos". La EMI ha esperado demasiado tiempo y el negocio de discos y los gustos cambiaron, pero los fab four no. Para los admiradores incondicionales, Anthology busca revivir la Beatlemanía ahora que estamos lejos de los sesenta y los podemos mirar y oír más objetivamente.

Los Beatles dejaron canciones que se oirán por siempre y mantendrán su vigencia gracias a sus trece álbumes y veintidós singles, pero considerándolos el conjunto musical más importante del siglo XX, toda su obra debe oírse y difundirse; y ésa es precisamente la labor del Anthology y también, pero con menos expansión y libres de impuestos, la de colecciones ilegales como Artifacts y otras tantas. The Beatles Anthology 1, 2 & 3 es la colección oficial de material "inédito" más importante para un buen fanático de los Beatles y la razón más grande para celebrar, al filo del siglo, a esta maravillosa banda de cuatro chicos de la clase trabajadora que cambiaron el mundo sin disparar una bala.

Recomendamos leer el libro Beatles Anthology (Chronicle Books, 2000).

Monday, September 28, 2020


15 Años (BMG, 1998)
Baglietto (así, a secas) es el gran subestimado y desconocido cantante de música popular argentina que nadie conoce afuera de las fronteras gauchas. Por alguna razón no llegó a sonar en el Perú (aunque visitó Lima en 1986) y tuve el gusto, el verdadero gusto, de descubrir su arte cuando visité Buenos Aires en 1999 y este disco aún estaba fresco en los oídos de los porteños. Fue un amigo bonaerense quien me hizo una copia del disco que se convirtió en un visitante asiduo de mi estéreo.

Es su álbum en vivo definitivo, legal, y al mismo tiempo un disco de duetos que nos asombra de la misma forma como cuando uno está buscando en un ático objetos que uno cree inservibles o que nunca los usó (por ejemplo, un regalo de bodas que nunca se abrió.) El disco en vivo de Baglietto es para los amantes de la música popular en español aquel regalo que está por abrirse. Y una vez abierto, no dejará de ser admirado.

Se admira por las canciones asombrosas que se interpretan en un concierto celebrando quince años de carrara (casi nada para un músico) pero también por el cariño y, valga la redundancia, admiración que los invitados y el público siente por el intérprete, el estelar, el gran JCB. Sabina termina su dueto de "Eclipse De Mar" con un halago que no puede ser mejor: "Juan Carlos Baglietto... amigos como él os deseo." Julia Zenko canta con él "Señalada Por El Índice Del Sol," una balada acústica lentamente  fotocopiada del "Blackbird" de los Beatles, y entonces descubrimos otro tesoro: la preciosa e impecable voz de una intérprete que, al igual que Baglietto, fuera de Argentina es completamente desconocida. ¿De dónde salió esta gente tan talentosa? ¿Por qué la trova Rosarina es un secreto guardado dentro de las fronteras de Argentina? 

No hay problemas ni pausas al escuchar un álbum en vivo tan bien logrado, y por eso se merece la más alta calificación en el Cacaómetro. Es más, la curiosidad nos sigue incitando a saber quiénes son los que lo acompañan en estos recitales. Virgilio Expósito, leyenda del tango, interpreta con él un tristísimo "Naranjo En Flor" al piano y voz y fallecería poco después del concierto. Alejandro Lerner, superestrella de la canción romántica argentina de los ochentas, vuelve a ser nombre conocido para nosotros cantando "Deseo" y ahí está León Gieco, el de "Sólo Le Pido A Dios" rezando una inspirada "Para Llegar." La música es natural y honesta, y hay momentos en que Baglietto la tiene que tomar por las astas él solo, como en la triste "Piedra y Camino" de Atahualpa Yupanqui y la aventurera "Un Loco En Una Calesita". Fito Páez, tecladista de Baglietto al inicio de su carrera, le ha escrito canciones agridulces como "Tratando de Crecer" y "La Vida Es Una Moneda," en donde se anima a cantar con él en el disco. Diez puntos.

Pero es en "Mirta, De Regreso" y "Era En Abril" en donde encontramos aquel clímax humano y expresivo del disco, al ser las dos razones para sacarlo de la estantería. En "Mirta," el narrador regresa de la cárcel y para encontrar a su mujer un poco más fría y quizás con otro hombre en su vida. El país lo encuentra de manera igual, con militares gobernando y cadáveres que nunca se encuentran. "Era En Abril" es cantada con Lito Vitale y Ana Belén y es sobre la muerte de un niño en el vientre de su madre. Nadie, como Jorge Fandermole, se ha atrevido a escribir una canción tan, pero tan triste que las voces de Baglietto, Vitale y Belén tienen que darle credibilidad para salvarla de caer en el ridículo de ser interpretada por alguien con menos sentimiento o ironía. Baglietto sabe que esto es serio, y nos lo muestra crudamente.

15 Años es un disco para ser admirado, sin lugar a dudas. Para Baglietto es un punto más en una carrera que aún tiene para rato, mucho rato. Para nosotros es un punto de partida para explorar más de la música popular argentina, además del Tango de Buenos Aires y de cuanto rock and roll hemos mencionado antes.




Monday, September 21, 2020


A Kind Of Magic (EMI, 1986)
The Miracle (EMI, 1989)
Innuendo (Hollywood, 1991)

The last five years of Queen as a band were way more successful with their audience than the twelve before; not with the critics because Queen never got along with the music press. But it seems that the lyrics of “Bohemian Rhapsody” worked as a fateful prophecy that applied to lead singer Freddie Mercury: a tragedy in which the fortunate man finds that there’s no life ahead, just a furious grim reaper approaching him at a tremendous speed. The speed of AIDS. We don’t know the exact moment in which Freddie Mercury found out he carried the HIV virus. It could have been a little after the apotheosis of the A Kind Of Magic tour, in which we find Freddie in his best shape, form and relationship with the audience; specially the one at Wembley Stadium on July 12, 1986. After that tour, and after recording the Miracle album, Mercury announced that Queen didn't have any plans to go around the world promoting it. The three records mentioned here, specially The Miracle, are way underestimated by the critics who thought Queen was repeating themselves each three years playing hymns for sold out stadiums, listening and admiring a singer who was a real showman, deeply in love with fame –not fortune- and the love of his audience, that invisible being that understood his troubles and tribulations everytime he hit the stage. A Kind Of Magic was, besides yet another Queen record in the eighties, the second effort of recovery after that bad joke called Hot Space. It came also with a fantastic movie, Russel Mulcahy’s Highlander, and some songs from the album were used in the film, like “Don’t Lose Your Head” and “One Year Of Love.” The movie tells the story of a Scotsman who belongs to an immortal warrior race that’s been fighting between themselves since Middle Age, and has to choose between immortality and a limited-time life of love with his beloved woman. In the case of Mercury there was no room for choice, but a quick rush to grandeur with this album and the spectacular tour of ’86, ending on August 9 at Knebworth Park in London, Queen’s last performance as a quartet.

The Miracle tunes, had being played live, would have delighted the masses. “I Want It All” is so strong we can find it on Digital TV commercials. It has a certain fatalistic touch probably because Mercury already knew by that time he was sick and also Brian May was divorcing his second wife, British actress Anita Dobson. The irony of this record is that, no matter how much pain and sorrow they could sing of, people loved them unconditionally, posting them on the top of the charts. Same curse Cobain suffered until his suicide, but in the case of Queen, they suffered it with quiet desperation, the English way.

Innuendo, released on February 1991, has so many hidden messages about the Grim Reaper that by May rumors were flying on Mercury’s counted days. The first single, “Innuendo,” was an analysis on time spent in fame and a chant to keep fighting until the end for life itself. November arrived, Mercury announced he was an HIV carrier and he was dying and two days later he died, entering the pantheon of Rock and Roll Glory. As simple as that, he kept the secret for a considerable amount of time and his fatalism and anger went beyond his own tragedy: “This is just the tip of the Iceberg,” said Freddie two days before he died. Elton John and David Bowie might have been sweating cold. The keys for the announcement of his premature departure can be found in “Headlong” and “I’m Going Slightly Mad,” where the unavoidability of sudden death is present in almost all verses. For “The Show Must go On,” Freddie regrets being close to death, but he takes it holding his head high, ready to die with the make-up on, entertaining his audience. The fans couldn’t have been in more pain on the next day of his departure, but Freddie left this world leaving a very, very strong musical legacy, full of personality and syle.


*****

Los últimos cinco años de Queen como banda fueron mucho más exitosos con la audiencia que los anteriores; de más está decir con la crítica porque Queen nunca se llevó bien con la prensa. Pero pareciera que la letra de la canción "Bohemian Rhapsody" se le cumplía a su vocalista Freddy Mercury cual profecía: una tragedia en la cual el hombre afortunado de tener toda una vida por delante ve que no hay más que una muerte que viene que bufa.

No sabemos el momento exacto en el cual Freddy Mercury se entera que es portador del virus del SIDA. Pudo haber sido después de la apoteósica gira del A Kind Of Magic, en donde a Freddie se le ve en su mejor forma y relación con la audiencia, especialmente la del estadio de Wembley en aquel 12 de Julio del '86. Después de aquella gira, Mercury anuncia que Queen no tiene planes de seguir paseándose por el mundo con el álbum que grabarían después, The Miracle.

Los tres discos mencionados aquí, especialmente The Miracle, están muy subestimados por la crítica quienes consideraban que Queen se repetía a sí misma cada tres años tocando himnos para estadios en donde no cabía un alfiler de llenos que estaban, escuchando y admirando a un verdadero showman quien estaba enamorado perdidamente de la fama -no de la fortuna- y del cariño de su público, aquel ente invisible que entendía sus tribulaciones cada vez que salía al escenario.

A Kind Of Magic fue, aparte de un disco más de Queen en los ochenta, el segundo esfuerzo de la banda al recuperarse de aquella broma de mal gusto llamada Hot Space. Vino a la par con una película fantástica, Highlander de Russell Mulcahy, y algunas canciones se usaron en dicho filme, como "Don't Lose Your Head" y si no me equivoco, "One Year Of Love." La película cuenta la historia de un Escocés que pertenece a una raza de guerreros inmortales que ha estado luchando entre sí desde el Medioevo, y tiene que decidir entre la inmortalidad o la vida de tiempo limitado junto a su amada. En el caso de Mercury no iba a haber decisión, pero sí un apresuramiento a la grandeza con este disco y la espectacular gira del 86, que finalizaría el 9 de Agosto con el último concierto de Queen como cuarteto en Knebworth Park, Londres.

Las canciones del Miracle, de haber sido tocadas en vivo por Queen, hubieran encantado a las masas. "I Want It All" por ejemplo, es tan fuerte que se usa ahora en comerciales de TV digitales. Tienen un cierto toque fatalista porque al parecer por ese entonces Freddie ya sabía de su enfermedad y Brian May se estaba divorciando de su esposa, la actriz Anita Dobson. Lo irónico de este disco, al igual que los otros dos, es que por más drama y tristeza que ponían, la gente los adoraba colocándolos en el número uno de la mayoría de listas. Es la maldición que Kurt Cobain sufrió hacia el fin de su vida de la misma forma, pero en el caso de Mercury y Queen, la sufrían con desesperación calmada, al típico estilo Inglés.
Innuendo, aparecido en Febrero de 1991, tiene tantos mensajes escondidos refiriéndose a la Pelona que para Mayo ya corrían rumores de que Mercury tenía los días contados. El primer single, "Innuendo," era un análisis al tiempo pasado en medio de la fama, y la arenga a seguir luchando hasta el fin por la vida misma. Noviembre llegó, Mercury anunció al mundo que era portador del VIH y el 24 de Noviembre el SIDA lo mandó al panteón de la Gloria del Rock And Roll. Así de simple, mantuvo el secreto durante un tiempo considerable y su fatalismo fue más allá de su propia persona: "Esto es la punta del Iceberg," dijo dos días antes de morir. David Bowie y Elton John debieron haber estado sudando frío. Las claves están en "Headlong" y "I'm Going Slightly Mad", en donde la inevitabilidad de la muerte intempestiva está presente en casi todos los versos. Para "The Show Must Go On," Mercury se lamenta estar al borde de la muerte, pero lo toma con la frente en alto, dispuesto a morir con el maquillaje puesto. Sus fans no pudieron estar más adoloridos al día siguiente de su partida, pero él se fue dejando un legado musical muy fuerte, lleno de personalidad y estilo.
Escribe: Luis Guadalupe.

Desde que QUEEN se convirtiera en mi banda favorita en 1981, siempre fue mi fantasía verlos en concierto. Al morir FREDDIE MERCURY en 1991, esa ilusión también moría y debí esperar 27 años para hacer realidad el sueño de ver en vivo a la dupla sobreviviente de QUEEN. Mis amigos pueden dar fe de ello: desde que murió Freddie, siempre insistí que la dupla de BRIAN MAY y ROGER TAYLOR debía seguir junta y no separada, ya que estaban juntos desde SMILE, cuando se unieron en Octubre de 1968. Ante el retiro voluntario de JOHN DEACON en 1997, a los fans de QUEEN solo nos quedaba esta dupla y tras el fracaso comercial de sus respectivos albums solistas en 1998, creo que se dieron cuenta que el camino a tomar era el de permanecer juntos en vez de seguir individualmente en sus carreras solistas. Se involucraron como productores en el musical teatral “WE WILL ROCK YOU”, tocando juntos en algunas performances con el elenco de la obra y en algunas presentaciones especiales como los shows en Ámsterdam y Buckingham en el 2002 y el concierto “46664” en Sudáfrica en el 2003. Cuando en el 2005 esta dupla se une a Paul Rodgers y forman la alianza o asociación denominada QUEEN + PAUL RODGERS, debo confesar que tuve mis dudas, pero mi opinión cambió totalmente cuando a fines del 2005, despojándome de todo tipo de prejuicio ví completo el DVD “RETURN OF THE CHAMPIONS” y quedé fascinado con el show y con lo hecho en vivo por esta alianza. Allí empezó a gestarse en mi interior este sueño de ver a esta dupla en vivo, y recuerdo que le dije a mi esposa, “este show está para no perdérselo y habrá que hacer todo lo necesario para verlos si vienen el 2006”.

Y este sueño agarró mucho más fuerza el 03.03.2006 cuando gracias a mi amigo Christian Arbulú pude, a través del celular, escuchar varios temas del concierto en Miami. Fue muy emocionante y luego de ello, me dije, “ahora me falta solo verlos”. Setiembre 2008. QUEEN + PAUL RODGERS lanzan el album “THE COSMOS ROCKS”, y anuncian la gira europea que comenzó el 12.09 en Ukrania y finalizó el 08.11 en Londres. Pero adicionalmente se anunció que después seguiría la gira sudamericana en noviembre. A partir de allí, comenzaron las especulaciones sobre dónde se presentarían. Se hablaba de Argentina y Brasil, se rumoreaba Chile, Colombia y Perú. Según supe, hubo la intención de traerlos a Perú, pero por temas de carácter técnico no se llegó a ningún acuerdo. Hasta que finalmente, el 25.09 salió el comunicado oficial en la web de Queenonline anunciando la gira sudamericana y comprendía Chile, Argentina y Brasil. Los rumores se convertían ya en una realidad: la dupla sobreviviente de QUEEN volvía a Sudamérica Ante ello, con dos amigos más, tomamos la decisión de ir a Santiago a verlos el miércoles 19 de noviembre en el Estadio de San Carlos de Apoquindo. El 04.10 salieron a la venta las entradas para el concierto en Santiago y desde ese día, transcurrieron 45 días hasta el martes 18 de noviembre cuando arribé a Santiago a las 3:20 am. En ese lapso, tuve que sortear dificultades y superar barreras que parecían insalvables, pero que gracias a Dios, a mis Angeles que me cuidan y a mis amigos chilenos Rocío y Brede, las cosas se alinearon de tal forma que fueron encaminándose por la vía correcta. Fueron 45 días en que fui definiendo diversas cosas, siendo la 1º el no ir solo sino acompañado de mi esposa Silvana, y luego, encargar las entradas para que nos las compren, enviar el dinero, esperar la llegada de las entradas vía correo, comprar los pasajes aéreos, hacer la reserva del hotel donde nos alojaríamos y negociar mis vacaciones en mi trabajo para esa semana. El lunes 17 ya estaba listo para emprender esta aventura y partimos a las 9:50 pm en el vuelo de TACA.

Martes 18 de Noviembre del 2008. Tras descansar algunas horas en el Hotel San Marino, donde nos alojamos, con mi esposa nos fuimos a recorrer el centro de la ciudad y tomarnos fotos, y en la tarde con nuestra amiga Mapi Zevallos -quien tambien viajó desde Lima al concierto- fuimos al Periférico y vimos desde arriba la ciudad y pasamos un momento muy grato. Pero lo mejor sucedió al final del día. Los 3 nos fuimos al Hotel Hyatt –donde se alojaba la banda- para encontrarme con varios amigos chilenos queeneros que tengo en el Facebook, y de paso ver si se daba el milagro de ver salir o entrar a algunos de los miembros de la banda. Y en un momento baja de un carro Sarina -la pareja de Roger- y Mapi la reconoció y me dijo, "Lucho, esa es Sarina", y luego baja del carro, alguien que se puso de espaldas y tenía el pelo claro. Voltea y era nada menos que Roger Taylor y mi amiga Mapi pegó el grito de su vida llamándolo a Roger -al igual que yo- y gritó su nombre y cuando Roger caminaba hacia la puerta del hotel, se sobreparó, volteó, se detuvo y nos sonrió y saludó levantando la mano y con muy buena onda. Y al poco rato, bajó de otro carro Spike Edney y todos corearon su nombre y volteó y sonrió, saludando a la gente. Al menos, pudimos ver en vivo y en directo a ROGER TAYLOR. Era un anticipo de viviríamos la noche siguiente.

Miércoles 19 de Noviembre del 2008. Día que JAMAS olvidaré mientras viva. Tras salir a hacer algunas llamadas a algunos amigos y familiares, con mi esposa regresamos al Hotel en donde nos encontraríamos entre 12 y 12:30 con Mapi y Abraham –otro amigo que viajó desde Perú para el concierto y donde los 4 estábamos en la misma fila e íbamos a compartir esta experiencia juntos. Salimos a almorzar juntos y comimos una Pizza y luego regresamos al apartamento a alistarnos para salir hacia el estadio San Carlos de Apoquindo. A las 5 pm comenzamos nuestro recorrido y fuimos al Metro y tomamos el Metro hacia la Estación de Baquedano y de allí empalmamos para tomar el Metro hacia la Estación de la Escuela Militar, y en donde tomaríamos un taxi hacia el estadio. Recuerdo que llegando a ésta última estación, alguien desde lejos grita mi nombre en plena estación generando la sorpresa de mi esposa y mis amigos y era mi linda amiga Rocío que me había reconocido por el polo que llevaba puesto y a quien le debo el habernos apoyado bastante para el tema de las entradas. Luego subimos con la idea de tomar un taxi, pero vimos cierta viveza de varios taxistas y como Abraham tenía una tarjeta para subir a un ómnibus que nos llevaría al estadio y subimos en este último tramo que nos llevaría a la “tierra prometida”. Algo como el camino amarillo del film “El Mago de Oz”, el cual recorrimos desde que salimos del apartamento, y curiosamente recuerdo que en el Metro las escaleras estaban pintadas de amarillo y los 4 nos reíamos evocando esa escena en la que los 4 personajes de “El Mago de Oz” recorrían el camino amarillo. A las 6:15 pm, bajamos del ómnibus, y procedimos a caminar hacia el estadio. En ese momento, mi preocupación era poder ingresar la cámara fotográfica que tenía. Me encomendé al de arriba y que sucediera lo que tuviera que pasar. Al llegar a la puerta donde correspondía el ingreso para nuestra localidad comprada, VIP TOP CENTRAL, vimos que no había la colaza que había para tribuna, y procedimos a entrar y no me revisaron absolutamente nada y sentí que me quitaba un peso de encima y que gracias a Dios, iba a poder tomarme fotos con mis amigos chilenos y sobretodo, fotos del concierto.

Cuando ingresamos, sentimos la emoción de ya estar adentro del estadio. Eran las 6:30 pm cuando arribamos a nuestra localidad, VIP TOP CENTRAL, y estábamos en la Fila 17, y a solo 5 filas de la parte del escenario donde se llevaba a cabo del set acústico. Cuando estábamos allí, no podíamos creer lo tan cerca que estábamos. Imagínense estar en un lugar, den 5 pasos y allí verán cuan cerca hemos estado anoche. Esos momentos previos al concierto, casi 2 horas 45 minutos, fueron inolvidables para mí. Tuve la dicha de conocer a muchos de mis amigos y amigas queeneros chilenos que tengo tanto en el Facebook como en un foro chileno de QUEEN y fue maravilloso sentir el cariño y afecto de todos estos amigos, en forma sincera y auténtica y en casi todos los casos, no era yo quien me acercaba a saludarlos, sino al revés, eran ellos se acercaban a saludarme y darme un abrazo fraterno. Fue algo increíble y lleno de sentimiento, y nos tomamos fotos en grupo e individuales como testimonio de ese momento único. Conocer personalmente a amigos que antes eran solo amigos virtuales fue emocionante, y así conocí a muchos amigos como Sandrita, Piero, Isabel, Nicole, Nancy, Rocío, Yocelyn, Brede, John, Ismael, Matty y Adriana, entre otros. Francamente me sentí en la gloria y experimenté una felicidad intensa y verdadera. A tal punto que cuando mi esposa y mi amiga Mapi se pararon un ratito para ir al baño, y el tipo de seguridad le preguntó a mi esposa, “si ese señor de canas era alguien importante porque veía que todos se acercaban a saludarlo y se tomaba fotos con todos”. Ni en mis más delirantes sueños de grandeza, podía haberme imaginado algo así. También nos encontramos con Wilson, amigo peruano que había venido para el concierto. 

Francamente el ambiente que se vivía en esos momentos previos era una VERDADERA FIESTA, y se respiraba hermandad queenera por todos los lados, sin importar las edades y las nacionalidades. Realmente fue el mejor preludio que se pudo haber tenido antes del concierto. Estadio San Carlos de Apoquindo. Hora: 9:15 pm. Se apagan las luces y comienzan a aparecer en la mega pantalla, imágenes del cosmos y los planetas y rayos y truenos. El sentir en la gente era vibrante, y cuando se escucha el intro de “Surf’s Up, School’s Out” del nuevo album, la emoción se va incrementando porque ya significaba que la banda comenzaba a ponerse en escena. Cuando concluye esta introducción y se prenden las luces, y se ve a los seis miembros de la banda en el escenario fue sencillamente increíble, YA ESTABAN ALLI! Y EN VIVO Y EN DIRECTO! Y arrancan con “Hammer To Fall” y la emoción de la gente fue total. Era estar viviendo por primera vez un tema de QUEEN ejecutado musicalmente por dos de sus miembros originales y con el sonido clásico de QUEEN. Y la emoción de ese preciso momento fue indescriptible. Era ver en carne y hueso, en persona, en esos precisos instantes y compartiendo el mismo espacio que uno, a BRIAN MAY y ROGER TAYLOR. Y cuando Brian se acercó a tocar su solo hacia esa parte del escenario, de la cual solo nos separaban 5 filas fue más que emocionante. Ver a alguien que a lo largo de los últimos 27 años, solo lo había escuchado por radio, por LPs, cassettes o CDs, o visto en TV, en videos o en DVD, o visto en revistas o magazines, y que ahora lo teníamos al frente y en vivo, sin tener que apretar un boton de Stop o Rewind para volver a ver su imagen en una pantalla de TV. Era la señal que a partir de ese momento y en las siguientes dos horas y media, viviríamos algo fuera de este mundo. Era el momento de creernos lo que estábamos viviendo y que nos encontrábamos POR FIN ya ante una hermosa realidad: teníamos a QUEEN + PAUL RODGERS sólo para quienes nos encontrábamos en el estadio y sentiríamos la magia de la música de QUEEN en nuestras venas. Termina “Hammer To Fall” y es empalmado de inmediato con ese clásico de QUEEN de 1976, “Tie Your Mother Down” con el riff clásico de Brian al comenzar el tema y la euforia se desata totalmente entre los fans. Era el sonido de QUEEN a todo meter.

Lo que seguiría luego fue una serie de recordados temas de QUEEN como Fat Bottomed Girls, Another One Bites The Dust –en donde Paul se lució con el público-, I Want It All y I Want To Break Free, como para que la gente reviviera las épocas queeneras y de paso, comenzaran a destrozar sus gargantas –como yo comenzaba ya a hacer religiosamente. Acto seguido, y en el momento oportuno, vienen dos temas del nuevo album “THE COSMOS ROCKS”, “C-Lebrity” y “Surfs Up…Schools Out!”, con harta cosecha rockera como para mover al público hasta agotarse. De inmediato, Brian presentó a Paul Rodgers, quien interpretó con su guitarra acústica el clásico de Bad Company, llamado “Seagull”, hermoso tema y que sirvió como un descanso tras la adrenalina derramada, y asimismo como un preludio para lo que vendría inmediatamente después. Antes de entrar a esa parte, quiero resaltar la figura de Paul Rodgers, quien demostró su enorme calidad y su innegable dominio de escena. En ningún momento del concierto intentó a imitar o siquiera parecérsele a Freddie, y eso se le agradece. El tiene su propio estilo, admirado y reconocido por sus colegas de profesión y por sus fans en todo el mundo y no en vano, se ha mantenido durante casi 40 años en el mundo del rock y el blues. Todos sabemos que Freddie es insustituible y que nadie JAMAS podrá ocupar su lugar. Pero tampoco estamos ante la figura que alguien haya venido a usurpar su lugar. Tras este paréntesis, y al culminar el tema Seagull, Paul se retiró del escenario, dando paso al inicio del segmento que todos los que nos encontrábamos en VIP TOP tanto CENTRAL como LATERAL estábamos esperando desde que adquirimos nuestra entrada: El Set Acústico y a escasas 5 filas del escenario. Llegó Brian y se sentó en una silla con su guitarra acústica, para comenzar con lo que sería uno de los momentos más emotivos de la noche. Tras decir en su entendible español “Finalmente estamos aquí”, lo que provocó al aplauso del público chileno. Tras decir algunas palabras, llegó lo que el fan de QUEEN latino tanto esperaba, el tema “Love Of My Life”, que Brian dedicó expresamente a Freddie Mercury. Demás está decir que el tema fue cantado por todo el estadio en forma emotiva y provocó las primeras lágrimas que comenzaron a caer de mis ojos. Cómo no evocar a Freddie en los 70’s y 80’s haciendo corear este tema. Fue sencillamente indescriptible.

Pero la cosa recién comenzaba, termina el tema y Brian le dice al público que para el siguiente tema necesita un baterista, y presenta a Roger, quien se acerca caminando a este lado del escenario. Era fantástico, teníamos a la dupla sobreviviente de QUEEN, a escasos metros y los veíamos, tan, pero tan cerca, que no lo podíamos creer. Y cuando arranca 39, a muchos fans setenteros de QUEEN nos invadió la nostalgia y las lágrimas de emoción siguieron haciendo su trabajo en nuestros ojos. Pero a la mitad del tema, Brian dice que no es suficiente y que necesita más músicos e invita a Spike Edney –el 5º QUEEN-, Jamie Moses y Danny Miranda, a unirse a ellos y vuelven a interpretar 39. Cómo explicarles, teníamos a casi toda la banda –menos Paul-, allí tan, pero tan cerca. Termina el tema, y todos salen del escenario, dejando solos a Roger y Danny Miranda y se mandan con una especie de solo de bajo, en donde se llegaron a escuchar las partes características de Antoher One Bites The Dust y Under Pressure en el bajo, y que sin duda, nos hizo evocar al ausente, John Deacon. Luego queda Roger solo y se manda con un pequeño solo de batería, mientras le van armando la batería y cuando queda lista, se manda con todo con su clásico “I’m In Love With My Car”. Otra vez la adrenalina regresa con todo. De inmediato, Roger se manda con un tema de QUEEN de los 80’s, composición suya, hoy escuchada bastante en un comercial de telefonía celular, “A Kind Of Magic”.

El remate del solo de guitarra de Brian en este tema fue espectacular y una vez más, tuvimos a la dupla tan, pero tan cerca. Si el set hubiera terminado allí, hubiera quedado más que satisfecho con ese segmento, pero esta dupla es especialista en el arte de hacerte moquear y sin anestesia. Y vino uno de los números más esperados por el fan latino, el tema que Brian dedicara a los fans latinos en 1982, “Las Palabras de Amor”. Ya la habían incluido en Madrid y teníamos la esperanza que sucediese lo mismo en Sudamérica. Y ocurrió. La gente lo coreó al unísono y ellos mismos se sorprendieron de la reacción de los fans chilenos. Gran momento de la noche. Acto seguido, una vez más la dupla queenera en acción con “Say It’s Not True”, cantado primero por Roger, luego por Brian y la 3º parte por Paul y ahora teníamos al frente al trío que conforma esta alianza denominada QUEEN + PAUL RODGERS. Eso fue el cierre del set acústico. Con eso, ya daba por pagada mi entrada y si me hubieran dicho, hasta acá nomás duró el concierto, me hubiera ido de lo más feliz a mi hotel y con el corazón en la mano. Pero no, había mucho más por venir. Continuaron los temas “Voodoo” –un simpático blues del nuevo album-, “Bad Company” –tema del grupo del mismo nombre que Paul liderara en los 70’s, con Paul en el piano y en la pantalla gigante se veían imágenes de Paul de sus época setenteras- y “We Believe” –en mi opinión, el mejor tema del nuevo album y magistralmente interpretado por Paul. Y siguió otro momento emotivo. Brian arranca con su característico solo de guitarra con los acordes de “Keep Yourself Alive”, y prosigue con sus riffs característicos, hasta que se escuchan los acordes del hermoso tema “Bijou” –de 1991 y proveniente del album “INNUENDO”-, y cuando Brian termina su parte, llega otro momento lacrimógeno para el fan. En la pantalla aparece el puño de Freddie y sale su rostro e imágenes de él, mientras se escuchaba su parte cantada del tema “Bijou”. La imagen, el recuerdo y la memoria del inmortal FREDDIE MERCURY se instaló en el estadio San Carlos de Apoquindo. Disculpen, pero una vez más moqueé duro, y ya iban 4 temas de ojos humedecidos. De inmediato, Brian se manda con el tema instrumental “Last Horizon” de su cosecha solista, pero de tan buena calidad como para no quedarse perdida en el baúl de los recuerdos. El sentimiento puesto por Brian en este tema es sencillamente conmovedor, y se acercó hacia nuestro sector y tocó la última parte del tema y una vez más, estuvimos tan cerca. Otro momento sublime del concierto. Pero faltaba lo mejor. Y comienzan los clásicos temas de QUEEN. Primero “Radio Ga Ga”, en donde cumplí mi fantasía de que algún día aplaudiría con las palmas en alto y al unísono, al ritmo de “All you hear is Radio Ga Ga…”. Todo el estadio aplaudía en este tema, fue impresionante. Siguió otro clásico, “Crazy Litle Thing Called Love”, rock and roll a toda máquina, y se sintió más que nunca el grito de “Ready Freddie”. Y para seguir disparando directo al corazón del fan, vino “The Show Must Go On”. Otro momento para evocar a Freddie y también por que no decirlo, para humedecer un poco los ojos. Pero si antes había moqueado en 5 temas, lo que vino a continuación fue como abrir sin asco un caño en mis ojos. Se apagan las luces y aparece Freddie Mercury en la pantalla gigante, comenzando a cantar “Bohemian Rhapsody”, y en el escenario, Roger en la batería y Brian en la guitarra compartiendo conjuntamente con él. Fue el momento mas emotivo de la noche para mí, mi tema favorito de siempre estaba allí con Freddie en pantalla y Brian y Roger en escena. Si cuando lo escuché por celular 20 meses atrás, moqueé duro, imagínense vivirlo allí, en vivo y en directo. Lloré como un niño de la emoción y mi esposa me agarraba mi hombro, porque sabía lo que significaba ese momento para mí. La parte operática fue un delirio y en la pantalla, imágenes de Freddie y John y en la parte rockera, Paul Rodgers en acción. Y en la parte final del tema, Paul cantando a dúo con Freddie la parte de “nothing really matters” y Paul nos regala al público cantar esa línea final “nothing really matters to me” -Gracias Paul!- y luego canta esa misma línea rindiendo en su estilo su tributo a Freddie, y cuando se escucha el “anyway the wind blows” en la voz de Freddie, la imagen de Freddie despidiéndose. Podía uno contenerse y hacerse el duro en ese momento? El fan que no se conmueve en ese momento, es porque está hecho de hielo o de piedra, o porque no es fan. Al terminar el tema, el grupo abandona el escenario. Típico de los conciertos para que luego regresen a escena. Y vaya manera de hacerlo. Retornaron con el tema “Cosmos Rockin”, con el cual metieron rock and roll hasta quebrar las cinturas. Un muy buen tema del nuevo album. Y luego, el clásico de Free de 1970 –cuando QUEEN recién se acababa de formar-, “All Right Now”. Paul se lució a su antojo y la gente coreó a todo motor este tema con Paul, y Brian se acercó a nuestro sector para tocar con harto sentimiento el solo de este inmortal himno rockero. Segundos después, el golpe en la batería de Roger para el clásico “We Will Rock You”, que generó el destrozo de muchas gargantas como la mía, y cuyo solo de guitarra fue algo que anhelaba ver en vivo toda mi vida, y por lo cual, no me tomé la molestia de tomar ninguna foto para vivir esos segundos de gloria rockera en todo su esplendor. Y el cierre, el clásico, el himno, la epopeya musical llamada “We Are The Champions”. Que fan queenero no se ha imaginado entonar este tema, abrazado entre amigos y con una cerveza en la mano? Ese tema llegó directo al alma del fan de QUEEN, y cuando entonábamos abrazados este tema con mi esposa y mis 2 amigos peruanos, eso era hermandad queenera pura y las lágrimas no dejaban de correr por mis ojos. Y el final, al compás de God Save The Queen, el sexteto se despide y luego Brian, Roger y Paul se acercan a nuestro sector –a esas alturas de la noche, ese lado del escenario ya lo habíamos adoptado, ya era nuestro-, y allí sí me paré en mi asiento para verlos mas cerca y pude ver más cerca al trío y romper mis palmas de tantos aplausos dados. Y Roger lanzó sus palos de batería y cayó cerca de donde me encontraba y un afortunado amigo los capturó. Eran las 11: 55 pm y era el final. No lo podíamos creer.

Lo habíamos vivido y al 100 %. Habíamos visto a BRIAN y ROGER en vivo y tocando los clásicos de QUEEN. Y muy bien acompañados por Paul Rodgers y apoyados por Spike Edney, Jamie Moses y Danny Miranda. A diferencia de lo que pudimos ver en los DVD del 2005 en los conciertos de Sheffield y Japón, esta vez el show fue mucho mejor, y de mayor duración, ya que duró casi 2 horas y 40 minutos. Y la banda se le vio mucho más cohesionada, en donde hay un respeto del uno por el otro. Nadie quiere pretender opacar al otro ni robarle el show. Fue un show muy variado con segmentos bien equilibrados y en donde se respiraba en todo momento una atmósfera de QUEEN. Y lo sorprendente fue la entrega de los fans chilenos, fue TOTAL y corearon hasta los temas del nuevo album y los solistas de Paul Rodgers. Al terminar el concierto, nadie se movía de su sitio, y ya cuando empezaron a desarmar el escenario, era la señal que el show había terminado. Entre todos nos abrazábamos con la emoción muy adentro tras haber vivido la experiencia de nuestras vidas. Y nuevamente abrazarnos con los amigos y amigas de Chile, y tomarnos más fotos como recuerdo de este momento imborrable.

Fue muy emotivo ver que un momento cuando nos tomábamos una foto, un amigo chileno que estaba en la 1º fila, al vernos gritó con emoción “Grande Perú!” . En ese momento, el que habla, literalmente, no tenía voz. Mi garganta estaba hecha puré y era mi medalla tras haber vivido un momento espectacular. Al final, había una junta post concierto del foro chileno, pero como mis amigos Mapi y Abraham se iban al día siguiente y habían dejado sus cosas en el apartamento, nos fuimos todos juntos allá, y como había traido de Lima una botella de pisco Queirolo para celebrar y ya nos quedamos allí celebrando hasta las 2 am, con la emoción de lo vivido horas atrás y la satisfacción de decir, “¡Misión Cumplida!”. Finalizo esta crónica, señalando que el 19 de noviembre logré hacer realidad un sueño y ha sido el día más feliz de mi vida. Algo que no me imaginaba que me sucedería. Cuando veo hacia atrás y veo todo lo que se hizo para llegar a esta meta, superando diversas barreras, me emociona saber que VALIO LA PENA TODO SACRIFICIO Y ESFUERZO Y LO VALIO CON CRECES. Y no viví solo, lo compartí con mi adorada esposa Silvana. Tengo mucho por agradecer. Primero que nada, agradezco a Dios y a mis ángeles que me cuidan desde arriba, que SE que ellos han movido los hilos para que pueda vivir este sueño. No en vano el día que se anunció la gira sudamericana en la web oficial de QUEEN fue el 25.09, día del cumpleaños de mi padre -QEPD. A mi adorada esposa Silvana, por estar a mi lado y compartir conmigo este momento maravilloso. A mis amigos Rocío y Brede porque sin su ayuda, no hubiéramos vivido esta experiencia única. A mis amigos Mapi y Abraham, que luego de compartir juntos esta experiencia desde el mediodía, estoy seguro que nuestra amistad ha quedado más fortalecida que nunca. A mis amigos chilenos tanto del Facebook como del foro chileno de QUEEN, llamado “Queenero”, a quienes conocí personalmente por haberme hecho sentir como en casa por todo el cariño brindado en forma auténtica y sincera. Y por supuesto a BRIAN y ROGER por darnos lo mejor de ellos y hacernos vivir la magia de la música de QUEEN durante esta inolvidable noche. Y a PAUL RODGERS, porque si no fuera por él, esta dupla sobreviviente de QUEEN jamás se hubiera juntado para hacer giras y con ello, hizo posible que muchos fans de QUEEN que no vimos a QUEEN en sus años de esplendor, pudiéramos ver lo más cercano a un concierto de QUEEN, a la dupla sobreviviente de QUEEN y en plena forma. Y por último a todos mis amigos que compartieron conmigo esa alegría en Lima al saber que me enrumbaba hacia esa aventura y me expresaban sus buenas vibras. Ahora, después de haber vivido este concierto, puedo decir que ya puedo morir tranquilo. He cumplido el sueño de mi vida. Es el mejor concierto que he asistido en mis 45 años de existencia. JAMAS creí presenciar un show de tal magnitud y sobretodo, estar tan, pero tan cerca a ellos. He visto a BRIAN MAY y ROGER TAYLOR a solo 5 filas y eso es mucho más cerca de lo que alguna vez me hubiera imaginado. He vivido LA EXPERIENCIA MAS ESPECTACULAR DE TODA MI VIDA. ¡¡SUEÑO CUMPLIDO!!

Luis Guadalupe, nuestro amigo de Lima y fanático de Queen hasta el tuétano, reporta la difusión de Queen en la radio y TV de Perú, especialmente en Lima, desde 1978 a 1993. Algunos se preguntarán, ¿Qué tan importante es este artículo? ¿Qué trascendencia tiene Queen en Perú? Bueno, lean para ver cómo una banda puede crear fanaticada en lugares tan exóticos como el Cuzco. Se lo van a leer todo y les va a gustar para colmo.

Portada del Greatest Hits (1981), quizás el disco más famoso de Queen en Perú.


LA DIFUSION MUSICAL DE QUEEN EL PERU (1978-1995) Por Luis Guadalupe

Aunque el grupo británico QUEEN, integrado por Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon, se forma en 1971 y alcanza la fama a nivel mundial en 1975, recién empiezan a hacerse conocidos aquí en el Perú en 1978. La razón de este retardo estuvo en el auge de la música Disco y su alta popularidad aquí, con cantantes como Gloria Gaynor, Donna Summer, Jesse Green y Tina Charles entre 1974 y 1977, lo que impidió que la música de QUEEN se difundiera por la radio en esos años. Como antecedente a 1978, en Diciembre de 1976, en un programa de TV llamado “Perú 76” como reseña musical de ese año, se vio por primera vez a QUEEN con el video de “You’re My Best Friend” y en 1977 se pasó por TV el tema “Tie Your Mother Down” en vivo.

1978 es el año en que QUEEN llega a la radio a través del tema “We Are The Champions” y alcanzó poca difusión debido a que en esos momentos, la música del soundtrack de los films “Saturday Night Fever” y “Grease” causaba furor en la radio, acaparando las programaciones de todas las estaciones de radio. Sin embargo, en Radio Atalaya AM, se empezó a escuchar a QUEEN, llegándose a transmitir en sus especiales diarios de una hora, y en algunos casos 30 minutos con los Beatles y 30 minutos con QUEEN, y Radio Panamericana hizo lo mismo, concediéndole media hora en sus especiales diarios.

Llega 1979 y “Don’t Stop me Now” se convierte en un gran éxito en la radio en el verano, y a partir de allí, QUEEN comenzó a ser escuchado en todas las radios y con más frecuencia que antes, aumentando los especiales de QUEEN y haciéndose conocidos sus temas más antiguos, como “Bohemian Rhapsody” y “Somebody To Love”. El video de “We Are The Champions” apareció en pantalla gigante en la Elección de la Más Más del Verano en Radio Panamericana en el mes de Marzo. Al lanzarse el LP “LIVE KILLERS”, varias canciones de dicho album se transmitieron por la radio y finalmente en Diciembre en la Elección de la Más Más de 1979, “Don’t Stop Me Now” llegó a ubicarse en el 2º lugar, apareciendo su video en pantalla gigante.

1980 es el año en que QUEEN llega a su máximo nivel de popularidad aquí en nuestro medio. “Crazy Little Thing Called Love” llegó a ser un hit en el verano. Meses después el LP “THE GAME” logró un rotundo éxito tanto en difusión radial como en ventas, y “Play The Game” y “Another One Bites The Dust” se convirtieron en verdaderos hits radiales, difundiéndose sus videos con bastante frecuencia en la TV. Con ello QUEEN obtiene el éxito masivo, bailándose su música en fiestas y aumentando considerablemente los especiales de QUEEN en la radio. A fin de año, en los Rankings Anuales “Crazy Little Thing Called Love” logró una buena ubicación, llegando al 4º lugar en Radio Inca y el LP “THE GAME” fue elegido el Album del Año en Radio Miraflores. En Navidad se estrenó el film “FLASH GORDON”, con QUEEN en el Soundtrack, llegando así a un público cinéfilo. Finalmente, en el programa “Disco Club” en Canal 7, en el recuento final del año, “Play The Game” fue incluido entre los mejores temas de 1980.

En 1981, QUEEN mantuvo intacta su popularidad. El tema “Flash” alcanzó difusión, estrenándose su video en “Disco Club”. El 8 de marzo, en dicho programa se transmitió el primer especial de QUEEN por TV hecho por un programa local, de una hora de duración, llamado “Somos Los Campeones” y conducido por Gerardo Manuel, incluyéndose los videos de sus más grandes éxitos. A pedido de público, se repitió dicho especial en los meses de Abril, Julio y Noviembre. Los especiales de QUEEN en la radio continuaron durante el año y el 22 de noviembre Radio Miraflores transmitió un especial de 60 minutos, conducido por Javier Lishner, e incluyó por primera vez los temas “Keep Yourself Alive”, “Seven Seas Of Rhye” y “Killer Queen”.

1982 ve la salida de “Under Pressure”, el cual solo se difundió en Radio Doble Nueve y Radio Super FM, pero sin alcanzar el éxito de otros temas. En Marzo se transmitió por TV en Canal 4, en el programa mexicano “Noche a Noche” un especial de una hora –dividido en 2 partes de 30 minutos cada una- del concierto de QUEEN en Sao Paulo realizado el 20 de marzo de 1981, y en Abril, se estrenó en TV en “Disco Club” en Canal 7, el especial “QUEEN GREATEST FLIX” con bastante éxito. En Mayo, “Body Language” llegó a la radio, difundiéndose masivamente y su video se estrenó en Canal 7. El LP “HOT SPACE”, así como los temas “Back Chat”, “Las Palabras de Amor” y “Calling All Girls” se difundieron por las radios, pero sin éxito ni acogida alguna, debido al cambio radical en su estilo musical, algo que no gustó muchos a los fans de QUEEN, que quedaron algo decepcionados. La popularidad de QUEEN empezaba a decaer.

En 1983 lo único destacado fue la repetición del especial “QUEEN GREATEST FLIX” el Primero de Enero, manteniéndose en silencio el resto del año.

1984 ve la aparición del LP “THE WORKS”. El single “Radio Ga Ga” llegó primero a Radio Doble Nueve y se difundió constantemente, así como después en otras radios, pero sin llegar a ser un gran hit. El 18 de febrero Canal 4 transmitió por TV y en directo, el Festival de San Remo, siendo QUEEN el número final y tocando “Radio Ga Ga”. El video de “Radio Ga Ga” se estrenó en Abril en “Disco Club” y en Canal 4 se transmitió un especial con el Festival de Montreaux con la actuación de QUEEN. El LP “THE WORKS” se difundió por diversas radios, así como algunos temas como “I Want To Break Free”, “Keep Passing The Open Widndows” y “Hammer To Fall”, pero sin conseguir el éxito de años anteriores, pese a ser un brillante album, siendo “Radio Ga Ga” el último tema de QUEEN que se difundiera masivamente en las radios.

Llega 1985 y se realiza el Festival “ROCK IN RIO” y del 15 al 30 de enero se transmitió por TV y en Canal 5, de lunes a viernes de 6 a 7 pm, especiales sobre dicho Festival siendo QUEEN uno de los grupos cuya actuación se difundiera más. En Enero se estrenaron los videos de “It’s A Hard Life” y “Hammer To Fall” en Canal 27 UHF. En Agosto, en Canal 4 en el programa “La Máquina del Rock” se transmitió un especial durante 3 semanas del concierto “LIVE AID”, pero sin embargo, no fue incluida la actuación de QUEEN en dicho Festival. En Noviembre, “One Vision” llegó solo a Radio Doble Nueve y Radio Miraflores, siendo difundida en dichas radios.

Para 1986 el single “A Kind Of Magic” se estrena en Radio Doble Nueve y se escucha también en otras radios, pero sin alcanzar figuración alguna. “Friends Will Be Friends” sólo se escuchó en Radio Telestereo, pero muy levemente. En Agosto se estrenó el video de “One Vision” en Canal 7 y “A Kind Of Magic” en Canal 33 UHF. Debido a que el film “HIGHLANDER” no fue estrenado en Perú, el LP “A KIND OF MAGIC” pasó totalmente desapercibido en la radio, editándose recién en Diciembre y con diferente carátula a la original.

1987 y 1988 fueron años de silencio total. Lo único rescatable fue que en Febrero de 1987, en Canal 11, se inician una serie de especiales de 2 horas, los sábados a las 9 pm, siendo QUEEN el primer invitado, incluyéndose como estreno una hora del concierto de QUEEN en Wembley realizado el 12 de julio de 1986, y repitiéndose dicho especial en Mayo. De igual forma, en Diciembre de 1988, en Radio América se transmitió un especial sobre la historia de QUEEN en partes de 90 minutos cada una, incluyéndose temas del LP “A KIND OF MAGIC”, y por primera vez en la radio, los temas “Earth” de Smile y “I Can’t Hear Music” de Larry Lurex.

Con 1989 llega un nuevo album de QUEEN. En Mayo, “I Want It All” llegó a Radio Doble Nueve como lo Nuevo de la Semana y a Radio Miraflores, siendo un éxito rotundo en dichas radios y estrenándose su video en Canal 9 en el programa “Hits” el 22 de Julio, sin volverse a difundir después en la TV. Asimismo, “Breakthru” llegó a ambas radios y “The Invisible Man” llegó al 1º lugar del Ranking Semanal en Radio Doble Nueve y su video se estrenó en Canal 11, difundiéndose relativamente. El LP “THE MIRACLE” fue ampliamente difundido en Radio Doble Nueve y en menor grado en Radio Miraflores, pero pasó absolutamente desapercibido en las otras radios. En Octubre, se produjo el retorno del programa “DISCO CLUB” y en el primer programa, el video clip de “Bohemian Rhapsody” fue el encargado de iniciar esta nueva etapa. En Diciembre, durante 3 semanas seguidas Canal 11 transmitió un especial de QUEEN de una hora cada uno, y Canal 7 difundió un especial de 90 minutos de QUEEN en el programa “Los Grandes Momentos del Rock”, estrenándose los videos de “Princes Of The Universe” y “Friends Will Be Friends”.

En 1990, a pedido del público, Canal 7 repitió en Febrero dicho especial. En Marzo, Canal 2 estrenó en TV, el film “HIGHLANDER” con el título de “Los Inmortales”, el cual fue repetido posteriormente dos veces más a lo largo del año. En Octubre, dicho film recién fue estrenado en los cines de Lima, permaneciendo solamente una semana en las carteleras de cine limeñas.

1991 ve la salida de un nuevo album. El single “Innuendo” se estrenó en Radio Doble Nueve, así como los temas “Headlong” -se transmitió como lo Nuevo de la Semana- y “Bijou”, difundiéndose constantemente esos temas en dicha radio. El video de “Innuendo” fue estrenado el 2 de Marzo en Canal 2 en el programa “Video Laser” y también es ampliamente difundido en “Disco Club” con bastante frecuencia. El album “INNUENDO” solo obtuvo difusión en Radio Doble Nueve y en menor grado, en Radio Miraflores, siendo nuevamente ignorado en las otras radios. Pero, lamentablemente 1991 constituyó el año más triste en la trayectoria del cuarteto. El 11 de noviembre, en el Diario “El Comercio” apareció una noticia en la que se informaba que Freddie Mercury, vocalista del grupo, estaría enfermo con SIDA, basándose en una publicación del diario londinense “The Sun”. En la siguiente semana, esta noticia volvió a circular tanto en Canal 5, en su noticiero “24 horas”, como en Canal 4 en su programa “1991”. El sábado 23, Canal 5 en su noticiero “24 Horas” informó sobre el comunicado en el que Freddie Mercury anunciaba que debido a las conjeturas dadas en las últimas dos semanas, admitía que padecía del mal del SIDA, noticia que que fue reproducida al día siguiente en los diarios “Expreso” y “La República”. El día 24 de Noviembre, el cantante británico Freddie Mercury, líder y voz principal del grupo QUEEN, fallecía de una bronconeumonía, como consecuencia del SIDA, 24 horas después de anunciar al mundo que tenía dicha enfermedad. El lunes 25. la noticia fue reproducida en el diario “El Peruano”, siendo el único diario en dar la noticia ese día. Asimismo, las radios se encargaron de propagar la noticia durante el día y dedicaron especiales con música de QUEEN, como Doble Nueve, Miraflores, Studio 92, América, entre otros. Ese mismo día, Canal 7 transmitió por TV en “Disco Club”, un especial de una hora con lo mejor de su música, el cual fue repetido posteriormente. Todos los canales de TV en sus respectivos noticieros dieron la noticia entre sus titulares y con amplia información e imágenes de archivo. Al día siguiente, todos los diarios resaltaron la noticia de su muerte y el miércoles 27, en los noticieros de los canales 2, 4 y 9 transmitieron entre las noticias internacionales, imágenes de la ceremonia de incineración de sus restos. Durante toda esa semana, Radio Doble Nueve dedicó en su programación, sets con música de QUEEN. El domingo 1º de Diciembre, Radio Studio 92 y América transmiten un especial de una hora respectivamente, con lo mejor de QUEEN, así como Stereo 100 en su programa “Rock Clásico”. En TV ese mismo día, Canal 2 difunde en su magazine “Ayer y Hoy” un informe sobre la muerte de Freddie Mercury, con amplia información e imágenes; asimismo el Canal 11, en el programa “Video Retro” transmite un especial de una hora con QUEEN. El sábado 7 de diciembre, el canal 9 en su programa “Hits” dedicó un set a QUEEN, con imágenes de archivo y por vez primera, escenas del clip de “These Are The Days Of Our Lives”, último video filmado por Freddie Mercury Este tema fue constantemente difundido en Radio Doble Nueve, después de la muerte de Mercury, así como “The Show Must Go On” en Radio Miraflores. De igual forma, suplementos y revistas como “Si”, “Oiga”, “La Revista” y “El Suplemento”, entre otras, publicaron artículos dedicados a la memoria de Freddie Mercury.

1992 vió una especie de resurgimiento de la popularidad de QUEEN en los medios radiales. El 20 de Abril fue el Tributo a Freddie Mercury en el estadio Wembley y la noticia del concierto fue propalada ese mismo día en Canal 5 en el noticiero “24 Horas”. Días después, el programa “Disco Club” transmitió diariamente en sus programas lo mejor de dicho concierto. Asimismo, a raiz de su inclusión en el film “Wayne’s World”, el tema “Bohemian Rhapsody” volvió a escucharse con fuerza en las radios, en especial en Radio Miraflores y en el mes de Octubre, en Radio Miraflores aparece el programa “Cinco Noches” de lunes a viernes de 7 a 8 pm, conducido por Hugo Salazar, dedicando cada noche a un grupo o género distinto, y dedicando los días miércoles íntegramente a la música de QUEEN, llenando así un vacío reclamado por los fans de QUEEN. Era la primera vez que se emitía un programa radial sobre QUEEN, y donde se difundía, además de los hits conocidos del grupo, temas de su discografía, rarezas y exclusividades como canciones inéditas, temas de conciertos no oficiales, temas solistas y mucha información actualizada y fidedigna, y contó con bastante acogida. Finalmente en el Ranking Anual de Radio Miraflores, “Bohemian Rhapsody” obtuvo una mención honrosa por su gran éxito obtenido en su relanzamiento.

En 1993 el interés por la música de QUEEN continuó y el 6 de Marzo en el Pub “Cementerio de Animales” fue proyectado el video “RARE LIVE” junto con los 5 videoclips del album “INNUENDO”, con mucha acogida. En Abril se difundió en Radio Miraflores “Somebody To Love” de George Michael & QUEEN, extraído del tributo a Freddie Mercury, y el 20 de Abril el programa “Cinco Noches” dedicó un especial al año de dicho tributo difundiendo en 2 días todo el concierto completo. En Junio, se proyectó en pantalla gigante el concierto “We Will Rock You” –realizado en noviembre de 1981- en el Estadio Municipal de San Isidro y en 2 fechas, con bastante éxito. Durante el tiempo que estuvo en el aire hasta el mes de Agosto, el programa “Cinco Noches” emitió también especiales de Brian May, Roger Taylor y John Deacon en sus respectivos cumpleaños, con los mejor de sus composiciones dentro del grupo y como solistas. Finalmente, al cumplirse 2 años de la muerte de Mercury, el 24 de noviembre se difundió un miniespecial en Telestereo 88 FM en el programa “Memories” con la recordada Diana García, de 30 minutos, y otro especial de 90 minutos en Radio Uno, con mucha acogida.

En 1994 bajó un poco el interés por QUEEN, y sólo Telestereo difundió en forma constante en su programa “Memories” la música de QUEEN, y dedicó especiales a QUEEN, tanto el 19 de Julio por Brian May, como el 5 de setiembre y el 24 de noviembre por Freddie Mercury, así como también se difundió bastante en el programa “Tu, Yo y Mis Discos”, el clásico tema de QUEEN “Love Of My Life” extraído del album solista de Brian May “LIVE AT THE BRIXTON ACADEMY”.

En 1995 Telestereo continuó difundiendo la música de QUEEN en los programas de Diana García y siguiendo con los especiales de QUEEN tanto el 19 de julio como el 5 de setiembre y el 24 de noviembre. En Agosto se publicó en el Suplemento “Ozio” del diario “El Peruano”, un artículo sobre la historia del video clip de “Bohemian Rhapsody”. Finalmente en Noviembre se edita el largamente esperado album póstumo de QUEEN, “MADE IN HEAVEN”, el cual es estrenado en Radio Telestereo. “Heaven For Everyone” fue difundido en Radio Doble Nueve y Telestereo y “You Don’t Fool Me” sonó bastante en el programa “Tu, Yo y Mis Discos” en Telestereo. Con este album se ponía punto final a la brillante trayectoria musical y discográfica de QUEEN con su formación completa.

A 17 años de su aparición en las radios locales, QUEEN sigue siendo conocido por la gente, y con mas fuerza desde la muerte de Freddie Mercury, pero a un nivel mas reducido que antes y menos masivo. QUEEN es considerado como un grupo antiguo y ya clásico, y no como un grupo actual o de moda, pero a pesar de todo, QUEEN ya pertenece a esa clase de bandas legendarias que forman parte de la Historia del Rock de todos los tiempos, y por derecho propio.

Disclaimer

This is not your common radio station and we're 100% sure you won't find anything like this anywhere else. CacaoRock Online Radio is a non profit online radio station.

Copyright Disclaimer under Section 107 of the copyright act 1976, allowance is made for fair use for purposes such as criticism, comment, news reporting, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair use.