Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Sunday, November 23, 2014




The Beatles (Apple, 1968)

THE BEATLES

Por más que sea el LP más vendido de los sesentas, el Disco Blanco de los Beatles puede ser un álbum sobreestimado por aquellos que gustan hacer listas de los mejores discos del cuarteto. Sabemos que es fascinante y muy bueno, pero no supera a la magia del trabajo en conjunto de Pepper o de Rubber Soul. Es un álbum de talentos individuales, pero aún así continúa atrayendo la imaginación de los amantes del rock clásico (nosotros).

Que es un álbum heterogéneo y con temas muy variados, del rag al heavy metal, es cierto; pero considerarlo un álbum conceptual podría ser un error (la carátula, vacía, muestra que es solamente una colección de canciones). ¿El mejor álbum de los fab four? Depende, porque no eran Los Beatles juntos como solían tocar y grabar. Los Beatles, con este álbum doble, lanzaron por primera vez un producto en el cual la unidad del grupo se encontraba fracturada. Se encontraban en una época de crisis creativa muy grande y tuvieron que hacer esfuerzos sobrehumanos para sacar adelante un proyecto tan grande y sobre todo hacer creer al mundo que eran, aún, un cuarteto cohesionado llamado Beatles. La historia es conocida: al volver de su peregrinaje a la India tenían material para grabar un álbum doble. McCartney tomó las riendas del grupo y empezó a ladrar órdenes incluso hasta a George Martin, a quien en un momento mandó a la mierda. Martin se fue de vacaciones y dejó que los Beatles y los ingenieros de grabación se las arreglen por su cuenta, creando, sin quererlo, el concepto de sesiones modernas de grabación.

Los Beatles habían dejado de ser un grupo de rock desde el momento en que Brian Epstein murió (o desde que dejaron de tocar en vivo), pero de cualquier manera dieron la idea de que lo que estaban haciendo era un esfuerzo grupal al evitar incluir detalles de la producción en la funda del disco. Las sesiones fueron arduas y penosas e implicaron retrasos de todo tipo. Existía un desgaste emocional y una apatía que se venía venir desde el primer fracaso a gran escala, la película Magical Mystery Tour.

Para evitar discusiones decidieron componer y grabar por separado y esto se nota claramente: Ringo tira la toalla cansado de la arrogancia de Paul y simplemente se va. Paul completa las partes de batería tocando él mismo y evitando que John se escape con Yoko y que George Harrison meta más de una canción por lado. George seguía cosechando amargura en su relación con Lennon y McCartney y eso se nota en las cuatro canciones que le dejaron meter, de las cuales la mejor es "While My Guitar Gently Weeps" (¿el mejor tema del disco?). George Harrsion demostraría tener un archivo de canciones maravillosas, inmediatamente después de la disolución oficial de la banda, sacando su magistral All Things Must Pass en 1970.

John metió a Yoko a cantar en "The Continuing Story of Bungalow Bill" y cuando pensamos que ya no volverá a estorbar, oímos voces al reves, chirridos y música electrónica sin sentido mientras una voz repite number nine...number nine... "Revolution 9" llega y el disco blanco de Los Beatles nos dá la razón de su funda: No es que no sean buenas canciones, sino que no fueron preparadas por una banda, sino por cuatro miembros buscando salir de ésta.


Las canciones hasta podrían ser parte de un concept album sobre la decepción de los líderes espirituales modernos, considerando el fiasco que fue el viaje a la India, o quizás una prolongada meditación sobre las relaciones entre líderes y seguidores. John Lennon considera al Maharishi como un vendedor de aceite de víbora al enterarse que el maestro le tenía ganas a la hermana de Mia Farrow y le canta "Sexy Sadie." What have you done? You made a fool of everyone... A la hermana de Mia, Lennon le dedica una canción-consuelo llamada "Dear Prudence," una super-canción que no envejece en lo absoluto. Es más, si retiramos todas las canciones de Paul, George y Ringo del álbum, tendríamos una colección roquerísima de Lennon, quien estaba en una etapa de cambios, al igual que Paul.


Paul rompería dentro de unos meses con Jane Asher y escribiría en 1968 la canción country-británica más famosa: "Hey Jude." No la incluirían en el Blanco pero sería lanzada como single (yo que George Martin, hubiera sacado "Revolution 9" y puesto "Hey Jude"... ¿se imaginan qué clásico de disco sería el Blanco?).


El álbum doble tiene mucho de Paul, "Mother Nature's Son" y "Rocky Raccoon" son guiños al country tremendos. ¿"Martha My Dear"? ¿"Honey Pie"? Nostalgia de los años veinte. Ninguna de las canciones de McCartney en el álbum doble son profundas, sino más bien recargadas de un propósito de distraer. El álbum blanco, señores, es un triunfo absoluto de John Winston Lennon. Es más, retiremos las canciones de McCartney, Harrison y Starr y tenemos el mejor álbum rock que Lennon jamás grabó, lleno de ácida furia, enamorado hasta el tuétano de Ono y "colocado" al máximo.


El disco, sin embargo, es para mucha gente superior inclusive al Pepper: ahí están "Back In The U.S.S.R.," la parodia a los Beach Boys y la respuesta al "Going to U.S.A." de Chuck Berry; Lennon explorando sus manías y temores de infancia junto con las falsas pistas dejadas en "Glass Onion;" "O-bladi, O-blada" con Paul celebrando la vida en familia (Linda estaba a algunos meses de distancia); "Blackbird," formidable trabajo de Paul con su guitarra de palo tratando de repetir el éxito de "Yesterday" (no lanzarla en single fue un error). "Blackbird" sería usada el 2006 para el álbum remixado Love, esta vez, conectada con "Yesterday" para elevar su categoría a hiper-clásica.


En fin, hay bastantes temas buenos y alguno que otro bajón fruto de la apatía en los estudios. Es un disco en el que Lennon presenta sus primeros trabajos verdaderamente independientes frente a McCartney, gracias a su relación con Yoko. En verdad fue toda una terapia para él poder tener a una musa que le haga escribir canciones como "Julia" y "Yer Blues." Para George Harrison, el blanco fue una experiencia frustrante: de 30 canciones, sólo tuvo la oportunidad de incluir cuatro composiciones (si era un álbum individualista, ¿por qué no le dieron por lo menos siete u ocho espacios?) y la presión para salirse de esa jaula de oro fue creciendo. Ocho meses después del lanzamiento de este álbum doble, los Beatles tocarían en un estudio por última vez. The End.


No es por ser negativo a la labor Beatle pero cuando admiramos a un grupo tenemos que reconocer sus defectos para ver la belleza natural de sus demás trabajos. Paul cobraría la revancha en Abbey Road (una verdadera obra maestra y base para todo el rock inglés de los setentas) y su primer trabajo solitario McCartney. Luego vendría Wild Life y el romance de Paul con el buen gusto se acabaría de golpe; pero mejor no hablemos de discos bajetones.

0 comments: