Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Tuesday, July 24, 2012



Want to get soaked with spaghetti sauce, olive oil and wine? Then buy these two DVDs and prepare for 11 hours of Italian history. Be advised that you might find a few ups and downs along the way, and definetly a few bathroom breaks.

Novecento (1900, Bernardo Bertolucci, 1977) 

La Meglio Gioventú (The Best Of Youth, Marco Tulio Giordana, 2003)

I always loved Italian cinema, and specially long italian movies where you get used to the characters and, in a way, end up making "new" friends that will be with you in a strange way. Good Italian films bring the best and the worst of us as contradictory human beings. No wonder we find them fascinating and hard to watch (for some people, at least).

If you have never seen an Italian movie, the idea of 11 hours of power movie watching with subtitles all over might sound crazy, but “crazy” is to not to have seen a masterpiece like Novecento; A politics-fueled drama that tries to explain, in a biased way, why Italy became so messed up during the first part of the 20th Century. By entering the lives of two friends, one rich and the other poor, we see how Italy’s farmers develop socialism and the land owners create fascism to counter-attack them and protect their interests at any costs.


Bertolucci displays a stereotyped society where everything is black and white with no chance of gray shadows. You might criticize this approach but it seems that times were more contrasted then than now. Alfredo (Robert DeNiro), the privileged grandson of a landowner who faced the worst famine in the history of Italy, seems to care only about cars and girls and the easy life, until he gets face-to-face with the reality of a changing social structure. His best childhood friend happens to be a revolutionary named Olmo (Gerard Depardieu), "the bravest of them all". His name becomes a battle name for a new generation of socialists ready to bring justice in Italy, after Liberation day.

But the tale is told in a five-hour flashback where both friends take different paths of life and meet every once in a while, like for instance having sex with an epileptic prostitute. Both of them will fall in love with the women both deserve, of course. Olmo will marry a union leader named Anita (Stefania Sandrelli) and Afredo will hitch Ada, the ultimate early 20th century drama queen and female wreck (played by the gorgeous Dominique Sanda, naked and banged by DeNiro’s ass, no less).

The movie features a great, superb villian named Atilla (Donald Sutherland) who would be the equivalent to Darth Vader if this movie was Star Wars. But Darth Vader was a black Teletubbie compared to the monstrous character brought by Sutherland: a guard dog protecting the landowners' interests at all costs, burning elder people's homes with them inside, smashing cats, raping and murdering children and gathering a crowd of mean, union-worker bashers; ultimately contributing to consolidate the Italian Fascist party. Bertolucci, when he was shooting the movie, was a member of the communist party, and shows us how evil a society could be living under the iron fist of right-wing politics.

Bertolucci looked at his own political upbringing and realized during the making of this epic that communism was, maybe, as bad as fascism; therefore making the movie criticized by both sides of the political spectrum. Both in the U.S.S.R. and in the U.S. it was seen as red-flagged propaganda; however, the socialist governments also noticed the film had a sour view to their freedom's repression. Too much politics and confusion made Novecento a brilliant flop.

La Meglio Gioventú covers the second half of the 20th century in a more fresh and maybe naïve way. This time there won’t be social struggles between the main characters, brothers Nicola and Mateo, but they will see the dramatic changes right in front of their eyes. After failing miserably at taking a mentally retarded girl (most beautiful Italian donna ever Jasmine Trinca
) back to her father’s home in the Heart of the Country, Nicola (Luigi Lo Cascio) and Matteo (Alesso Boni) split and travel on different paths of the same National history. Matteo will get the worst: after being deceived by the society -not his friends-, he becomes alienated and depressed and joins the army, and afterwards the police, and goes chasing down the mafiosos of Sicilia. Love is around the corner but he seems not to notice it, as he goes out with a cute librarian (Maya Sansa) who will only confirm that Matteo's destiny might be doomed. Matteo is a tortured soul carrying the guilt and sins of the entire country. He doesn't know how to deal with it.

Nicola is the romantic and lucky one, extremely good-hearted and positive. We expect him to have a cool, relaxed life after he travels to Norway, hangs out with some hippies and nails a Norwegian lumberjack's daughter. After the tragic Firenze floods, he returns to help rescue what's left of the Italian culture -or what's left of him- and in that "down" moment he gets involved in a painful love affair with a mean woman named Giulia (Sonia Bergamasco). Of course at the beginning she's not mean: she's haunting, she's cool, she's blonde, and she plays piano so good she should be recording for Naxos. They will have a child together and live through the years of violence and despair Italy had afterwards. The hatred will reach Julia instead of good ol' Nicola and their daughter, and Julia becomes one of the greatest mean and troubled women I've ever seen in a movie. Not only a bitch on her own right but also a plain and simple criminal, following wrong ideals. Giulia and Nicola's daughter will, in a way, fix things eventually between them but there won't be anything to do for them as a couple when Nicola finds unexpected love towards the end of the movie in one of the most beautiful romantic scenes ever put on film. I'm serious.

There couldn't be two more different directors than Bertolucci and Giordana, but they are telling the same story of coming out of age, event tho from different points of view: one is the the finger-pointing, the socialist, where emotions are just consequences of the politics applied through a big picture. The other is a more personal and melancholic one, where emotions are just that. In Best Of Youth the history of Italy is just a background, not the forefront that Bertolucci tries to shove us, in an intellectual way. Giordana and Bertolucci might be long lost brothers of the same heartland.



Los medios, aquellos en los que cada día la gente cree menos, tienden a atacar cualquier trabajo de ficción cuando pasan cosas como el tiroteo en un cine de Aurora, Colorado, poco después de la medianoche del 20 de julio. Nunca se atacarán entre ellos, porque al acusar trabajos de ficción entra a tallar la censura política, el miedo, el horror, la represión.

Pero claro, esos que critican la película de Batman por su "violencia" (porque no es real) consideran que hay otras formas de violencia sin comillas que sí están bien y son adecuadas: mandar jóvenes a una guerra como la de Irak, declarada en base a mentiras, es un ejemplo. El unirse a una pandilla e iniciarse matando a alguien en un robo a mano armada es otro. Y nadie dice que haya que prohibir o regular las armas de fuego, como tampoco nadie cuestiona el hecho de que un joven desquiciado pudiera comprar 6,000 balas por Internet sin más que una tarjeta de crédito y financiado por la ayuda federal que recibía por sus estudios. Así es, usó el dinero de los contribuyentes.

Si el asesino del cine se copió de alguien, no creo que haya sido del Guasón según versiones de lo que dijo durante el tiroteo o a la policía; más bien creo que fue del asesino de Noruega que hizo algo parecido el año pasado, vengándose de la gente que en la escuela lo había tratado muy mal, o del hecho que no podía conseguir trabajo debido a la inmigración desde los países del medio oriente.

El desquiciado del tiroteo del 20 de julio, cuyo nombre no voy a mencionar para evitar que su ya inflada popularidad siga creciendo, va a alegar demencia y seguro va a decir que es el Guasón para salvarse de la pena de muerte, pero a diferencia del Guasón que nunca muere y si muere vuelve a aparecer, creo que le espera la inyección letal por toda la evidencia y planificación.

Yo ya no veo los noticieros porque me asombra la ignorancia o la dejadez de las salas de redacción. Todos acusan a la película o al personaje creado por Bob Kane en 1939, pero nadie discute el hecho de lo fácil que es comprar armas en Colorado, donde cualquiera puede adquirir armas de largo alcance con casi ninguna restricción, y no me extraña que el asesino se haya mudado de California a Colorado sólo por eso (hay límites en los calibres de las armas que se venden en California).

Recordemos que fue en Columbine, Colorado, a 13 millas de Aurora, en donde ocurrió la matanza de Columbine en 1999, con dos chicos vestidos como los personajes de la película Matrix que mataron a 12 personas en una escuela. ¿Cómo compraron esas armas de uso militar? Pues con dinero en efectivo, y para colmo eran menores de edad. ¿Quienes se las vendieron? Ve tú a saber. Es un país capitalista.

La prensa, al dispersar miedo e ignorancia para cubrir la falta de educación que un país como EE.UU. padece desde hace más de 50 años, busca excusas a todo de manera bien fácil, sin considerarse responsable o cómplice de la violencia social. “Ah, fue la película esta, o el comic aquel, porque el asesino lo dijo”. Cuando alguien escucha a un asesino y le obedece luego de que este ha sido arrestado, le está dejando ganar, como Al Qaeda que literalmente creó un nuevo departamento en el gobierno estadounidense y una burocracia mucho más compleja y despilfarradora. Hay gente que no va al cine ahora por temor, igual que en el 2001 cuando se instauró un sistema paranoico-burocrático de seguridad aérea que simplemente es un desperdicio de recursos fundado en el miedo a un frasco de leche materna o a los zapatos o calzoncillos de alguien.

Yo creo que ver y sufrir tanta violencia real, doméstica, bélica, política, etc. afecta más la cabeza de alguien que una película de dos horas. Los fanáticos que murieron esa noche jamás mataron una mosca, y esperaron con fervor el desenlace de una de las mejores puestas en escena cinematográficas de toda la historia. Si el asesino hubiera sido un verdadero fanático de Batman, hubiera ido sin armas (Batman las aborrece), se hubiera sentado a ver la película y de ahí se hubiera ido a su casa a seguir fantaseando frente a su computadora.
Christian Bale (Batman/ Bruce Wayne) y su esposa en el memorial de las víctimas en Aurora, Colorado. Me recuerdan a Batman y Gatúbela de la película, luego de que los fanáticos les pidieran ir a ver a los sobrevivientes del tiroteo. Bale subió sus puntos, y la Warner también.

Al menos ahora la gente está conversando de esto en sus casas, en sus trabajos y con sus amigos, y ojalá algo bueno salga de esto: una legislación y un control más severo a la venta de armas, y una reducción en su volumen de ventas. Es bueno conversar, pero es malo sentir miedo. Cuando la gente y en general los países tienen miedo se arman. Y a más armas, más miedo, como en la guerra fría donde los dos países que derrotaron a Hitler y su demencial máquina de guerra pudieron literalmente haber destruido el mundo con la energía nuclear.

Nada bueno saldrá del miedo que la prensa nos quiere meter en la cabeza (que la culpa es de una película como hace 100 años los libros de romances pervertían las mentes de las mujeres decentes), de la censura que organismos como la MPAA quiere imponer no solo en los cines de EE.UU. sino del mundo, ni mucho menos de lo que un asesino quiere que sintamos: pavor.

Más que pavor, los fanáticos sobrevivientes sentimos pena por los doce caídos, por aquellos seguidores de Batman que, cual Jason Todd como Robin en "A Death In The Family", murieron a manos de un psicópata (que no voy a comparar con el Guasón porque eso es exactamente lo que este sujeto quiere).

Pero en fin, vi la película The Dark Knight Rises y me gustó -quizás no tanto como la del 2008 con Heath Ledger haciendo de Guasón- y estoy seguro que los que murieron también les hubiera gustado, como buenos fanáticos. Ellos hubieran querido ver el final de la trilogía del caballero oscuro, del símbolo de la esperanza que Ciudad Gótica tuvo durante sus más difíciles momentos, y los sobrevivientes lo llegamos a ver por ellos. Los muertos hablan y nos dicen que la función debe continuar, porque el cine es fantasía, escapismo, no realidad.

Friday, July 6, 2012

El proyecto de tener una radio propia me había estado dando vueltas por varios años. El 2003, tuve la idea de compilar emisoras de radio de todo el mundo y agruparlas en un sitio llamado CacaoRADIO. Dicho sitio duró hasta el 2008, año en el que Geocities, su servidor de hospedaje, cerró (felizmente, porque dicho proyecto en verdad nunca me convenció del todo).


Pero ahora tenemos la chance de difundir nuestra música favorita, de todo el mundo, y hacer que ustedes descubran artistas nuevos y antiguos. Nuevos para ustedes, antiguos porque algunas canciones son en verdad del año del Ñangué y provenientes de donde el diablo perdió el poncho.


CacaoRock Online Radio es una emisora categorizada como "internacional" porque en un momento podrá estar tocando a Rita Lee de Brasil, para luego continuar con Fela Kuti de Nigeria. El pianista norteamericano Herbie Hancock podrá estar dando la pauta en lo que es funk, y luego los sonidos de la tarantella del sur de Italia podrán entrar a tallar. Si piensan que esta radio es un "arroz con mango" o demasiado "ecléctica", están en lo cierto. No quería que fuera de otra forma. Espero que les guste. ¡Cuéntenselo a sus amigos!

Cómo escuchar CacaoRock Online Radio:


Dos opciones:


1. Señal internacional, para todo el mundo: la página www.live365.com/stations/cacaorock es la página principal de donde saldrá la señal de audio. Esta página tiene el enlace al grupo de Facebook que creé para apoyar la radio. ¿La radio incluye comerciales? Si, los comerciales varían dependiendo en qué lugar del mundo se encuentren ustedes. Hagan clic aquí debajo para que se abra una ventana de su navegador y puedan oír la radio:




2. Señal para Estados Unidos y Puerto Rico: CacaoRock también se emite por el portal de Terra. http://radio.terra.com/station/cacaorock/368410. También se puede oír si hacen clic aquí debajo:





Thursday, July 5, 2012


Cargo (CBS, 1983)
MEN AT WORK

Cargo es uno de los mejores discos de rock y pop de la historia y quien diga que no, pues no lo ha escuchado o por lo menos no sabe de qué estamos hablando, es decir, de rock. Cargo es una carga emocional de buen gusto. Una maravilla.

De los Men At Work hemos escrito mucho en esta página Web bilingüe. Les tenemos mucho respeto y consideración desde mucho antes de tener el gusto de verlos en una reencarnación a medias (sólo Colin Hay y Greg Ham como miembros originales) el año 2000 en Lima, Perú. Tuvimos el gusto de conversar personalmente con Hay en el 2005 cuando él y su banda visitaron San Francisco en el tour del disco Man At Work, volviéndolo a ver en el 2007 con un nuevo disco bajo el brazo, Are You Looking At Me?  

Es decir, queremos mucho a Colin y a su legado. De los otros cuatro miembros de la banda no sabemos mucho y al parecer, una futura reunión de MAW con los cinco miembros originales parece imposible*. Bueno, eso decían de Pink Floyd hace algunos años y tuvimos un milagrito el 2005 con Live 8.

El momento cumbre de la corta pero intensa carrera de Men At Work ocurrió hace 30 años, cuando en pleno furor de su primer disco, Business As Usual, lanzaron apresuradamente el segundo, grabado casi al mismo tiempo que el primero, y se llamó Cargo. Una perfecta, aunque subvaluada, secuela del Business con mucho más punche emocional y cargado de agridulces canciones sobre la desolación y paranoia del individuo occidental.

La mayoría de canciones del Cargo fueron escritas por Hay pero en este párrafo pasaremos a reconocer el mérito de Ron Strykert con dos composiciones pop de primer nivel: "Settle Down My Boy" y "I Like To." En la primera escuchamos a un padre decirle a su hijo que se prepare para el futuro que ya llega y que se deje de malgastar su juventud yendo de un lado a otro, sin ningun plan fijo. Lo interesante es que el discurso de Strykert suena sincero y no aparenta una pizca de sardonismo; es más, es verídico y a la vez sencillo, pues por lo visto la verdad nos hace libres. Strykert pareciera dejarle la ironía a Colin Hay. En el lado B del disco, "I Like To" (cantada por Greg Ham) parece ser la respuesta del hijo, contando lo mucho que le gusta... pues perder el tiempo mientras rocanrolea aceleradamente leyendo comics y comiendo sandwiches con todo lo que pueda encontrar en la cocina. Strykert abandonó Men At Work en medio de una pelea de regalías/ derechos de autor/ propiedad intelectual típica de banda ochentera y bueno, la disolución fue cuestión de tiempo.


Colin Hay, Ron Strkyert y Jerry Speiser, 1983.


Pero Strykert dejó en Cargo dos canciones, una por lado, con las cuales los otros temas de Hay se mueven e interactúan, pareciendo rodearlas de forma comfortable: La alienación de Strykert tiene los pies en la tierra, mientras que la de Hay empieza como un complejo de doble personalidad apenas ponemos la aguja en el disco con "Doctor Heckyll and Mr. Jive." la frustración ante la soledad se vuelve insoportable en "Overkill," pero en medio de esa depresión, el protagonista se da espacio para cuestionar sus propios demonios y hacernos ver que él mismo se está dando cuenta de su situación incómoda. Algo que muy pocos artistas logran -la objetiva introspección-, Colin Hay lo hace fácilmente en una canción que fue un éxito radial. En "No Sign Of Yesterday," entendemos qué fue lo que causó la ráfaga de canciones que Colin nos presentó en el lado A. Una mujer, la eterna musa del rockero, lo acaba de dejar en medio de una soledad insoportable y una hipoteca que probablemente no pueda pagar solo. El ritmo a medio tiempo nos muestra la apatía para siquiera mover las piernas del autor, en medio del dolor insoportable del abandono. Cuesta para el oyente, nosotros, levantarnos a darle la vuelta al vinilo. Men At Work nos ha dado en medio álbum el mejor momento musical de 1983.

De "It's A Mistake" sabemos que es una canción anti-bélica y totalmente actualizada con los eventos de 25 años después. En 1983, Reagan y los escándalos Iran-Contras y la Guerra Fría con la Unión Soviética. En el 2008, Bush y la misma cosa pero con distintos protagonistas. Duele decirlo pero gracias a la misma estupidez de los gobiernos, canciones como "It's A Mistake" no pierden vigencia, cuando deberían ser consideradas como muestreo de la historia. Ahora, ustedes preguntarán qué hace una canción como ésta en un álbum introspectivo. El discurso puede sonar político pero tiene mucho que ver con la aberración del desprecio a la vida humana por parte de ambos lados imperialistas. La vida del protagonista, el oyente, está en peligro real por más lamentos semióticos y filosóficos se intercambien. De nada vale quejarse de la soledad urbana cuando una bomba puede acabar con todo.

Hacia 1985 las radios de Lima difundían, de cuando en cuando, la canción "No Restrictions" que cierra el disco. Es una canción pro-libertad con apresuramiento y a la vez mesura. En el éxtasis del tema, Greg Ham brinda un solo de flauta estremecedor porque pareciera indicar el fin de la banda y de la relación amical del quinteto -si es que alguna vez la hubo-. Lo que vino después de Men At Work estuvo parchado. Colin Hay tuvo que cargar (sic) con el peso de Men At Work mientras sus otros integrantes sufrían de severa apatía. Strykert no sacaría un disco solista sino hasta 23 años después y sólo Greg Ham se animaría a volver a tocar con Hay como Men At Work a fines de los noventa.

A Colin Hay le han dicho de todo como cantante y compositor, de "genio" a "imitador de Sting." Yo me quedo con el primer adjetivo y acepto el segundo como un halago hacia él, no como una crítica. Sting el mismo año de Cargo compuso sus temas más torturadas para el Synchronicity y su arrogancia crecería a niveles insospechados, provocando su divorcio y haciendo desbandar un supergrupo que no tenía ya a dónde ir. Sting se negaría a sí mismo en sus dos primeros discos solistas, pero Hay abrazaría a sus propios demonios rocanroleros y los llevaría hacia el exorcismo con canciones como "Looking For Jack" y "Going Somewhere." Mandaría a la mierda a Sony Music y firmaría con el sello country Compass Records, consiguiendo jugosos contratos con la película Garden State y la serie Scrubs. Zach Braff, actor principal de ambas, pareciera lidiar con los mismos problemas que Hay describe y sufre tan bien desde Cargo.




* Greg Ham falleció en Abril del 2012. La posibilidad de una reunión es nula.