Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Monday, November 16, 2009




Off The Coast Of Me (ZE, 1980)

KID CREOLE & THE COCONUTS

Con el paso de los años, porque como ustedes sabrán nadie se hace más joven salvo Cher o Mick Jagger, uno incrementa en su cabeza lo que yo denomino "librería musical", una colección interminable de sonidos que se quedan en nuestras neuronas y sistema nervioso central y que generan reacciones psicosomáticas diversas y abundantes. A más reacciones, mayores pruebas de que nuestra librería está bien pertrechada y que somos, pues, conocedores y sentidores de la música: tenemos respuestas emocionales a un diverso rango de musicalidades que van, por ejemplo, de los Carpenters a Jimi Hendrix, o de Kraftwerk a Jorge Cafrune. Sabemos qué vamos a sentir o experimentar con ellos. Pero nunca sabremos qué sentiremos al escuchar por primera vez a Kid Creole & The Coconuts. De seguro.

Primeramente, no sabremos si es una banda creada por Prince, el cual que decidió experimentar con sonidos afro-latino-caribeño-americanos (parafraseando al doctor Luis Delgado Aparicio). Tampoco estaremos de acuerdo si se trata de algún caficho Nuyorriqueño que a último momento decidió crear un combo musical para lavar sus ingresos ilícitos. Nuestras emociones, en el aspecto intelectual, estarán divididas. En lo que sí estaremos de acuerdo, tú y yo, es que es una banda de la puta madre y que es música netamente bailable, como la canción que abre su primer álbum Off The Coast Of Me, la potente oda a la impotencia, "Mr. Softee":




Kid Creole (más conocido en los prontuarios legales como August Darnell) es un cantante y guitarrista que explora, escucha y absorbe. Sabe que la música del ser humano es oriunda de África y se estacionó en el Caribe durante su ruta a las Américas. Sabe que se "refino" y se creó una estructura estable en las Europas y que para 1980, la música tendía a ser una sola, un sólo género. Darnell es un unificador. Un amante de la música, de las mujeres y de la buena vida. Pero sobre todo, un artista capaz de crear una pequeña obra maestra como este disco. Recoge el estilo de Chuck Berry, de Prince, de Cab Calloway y de Little Richard al moverse, al jaranearse, al hablar de sexo en doble sentido, y al igual que ellos, muestra un lado sensible y romántico, como en el número disco "Maladie D'Amour", en donde sus chicas, las Coconuts, se lanzan con todo en una irresistible conversación amorosa.


Coati Mundi es el vibrafonista con quien Darnell había participado en una banda disco/funk de los setentas (Dr. Buzzard's Original Savannah Band) y él inspira un acercamiento más latino de la banda con "Yolanda", una hojeada disco a las trompetas de la Sonora Matancera, incluyendo una muestra de "Ay! Cosita Linda" (Anoche, anoche soñé contigo... qué cosa maravillosa) Es música para literalmente hacer el amor a una mujer mulata después de una salvaje noche de baile, tragos y karaoke. Para cuando la pasión y el desenfreno haya acabado, los Coconuts entregan el tema título del disco, un embrujante pulso de congas y guitarra con una voz principal que viene de una pequeña radio AM, acompañada por un coro embrujante y embriagador de sirenas. Riesgosa y pegajosa, el lado A termina con las Coconuts tarareando "I'm takin' a trip off the coast of me", algo que todos estamos haciendo en ese momento. Estamos escuchando música diferente, pero a la vez familiar, estamos paseando por altamar sin perder de vista la costa de nuestras propias emociones y tendencias musicales. Estamos amando la música tanto como la vida. Así de bueno es este disco debut, y el lado B sólo continúa con esta parranda: "Darrio..." es otro tema que nos hace pensar que este es un álbum dirigido al gusto Disco, como un homenaje al Studio 54, aquella discoteca famosa por sus bacanales y mal-buen gusto. "Lili Marlene", la canción tradicional alemana de las Guerras Mundiales, es revisitada por Adriana Kaegi con mucho brío y gusto en una veloz versión disco que conduce a "Bogotá Affair", una samba discotequera que degenera en cha-cha-chá con sabor latino de club neoyorquino. "Calypso Panamerican" cierra el álbum en tono fiestero con mucha más velocidad. y hasta Kid Creole tiene que pagar tributo a los reyes del rock, los Beatles, lanzando el sonido de la morsa de John Lennon. Más no se puede pedir.

Kid Creole & The Coconuts tuvo mucho más éxito en Europa que en Estados Unidos, por lo visto debido a que las radios yanquis no estaban dispuestas a arriesgar con un estilo fusionado como el de la banda. Su música es una de las más subvaloradas en la industria, pero desde el punto de vista de audiencia, no de la crítica, que ha adorado sus discos, generalmente. La crítica, en ocasiones desafortunadas, se distancia del gusto popular para ubicarse en un plano snob que desestima los motivos artísticos de bandas como Kid Creole & The Coconuts para promover actos similares pero con poses diferentes; como por ejemplo, Prince, quien estoy seguro admira a Darnell y su pandilla.

0 comments: