Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

We are on Tumblr!

Support This Radio Station!


Via
PayPal


We also have music on 8tracks!

 


Our store on Amazon!

Saturday, November 28, 2015


Au Zenith (Ariola, 1986)

INDOCHINE


Túnel del tiempo. Primavera de 1987 en Lima, Perú. Tengo 13 años. Estoy en una fiesta en casa de un amigo del colegio. Muchas chicas (la mayoría amigas de la hermana de mi amigo) y pocos chicos. El estéreo ha venido tocando sólo tres discos en las últimas horas, un mediocre ¿Estamos Locos O Qué? de los Hombres G, El magnífico, influyente y pivotal Signos de Soda Stereo, y una novedad, o mejor dicho rareza francesa, llamada Indochine, con un álbum en vivo llamado Au Zenith. El cassette no para de ser tocado una y otra vez, especialmente una canción que ponía a bailar a todos sin excepción, la imparable "3e Sexe". 

Si pensaban que iba a escribir sobre la historia de Indochine y su música, se equivocaron. Para eso, vayan a Wikipedia o AllMusic o YouTube y busquen "Indochina Amauta".

Esta vez quiero referirme al impacto que tuvo este disco entre 1987 y 1988 en cierto país de Sudamérica: no eran tiempos difíciles para el Perú, mi país de origen, sino imposibles. Tiempos que ahora se recuerdan como de horror. El gobierno de turno, un desastre llamado Primer Régimen Aprista de Alan García, se disponía a estatizar los bancos y aseguradoras a la fuerza, so pretexto de una mejor administración. Esto generó, junto con la producción de billetes sin fondos y una pésima política de comercio exterior, una hiper-inflación monstruosa y un caos bárbaro, y si no colapsamos fue porque Dios es grande y porque Alan García quería dejar algo de país para volver a re-elegirse como presidente 21 años después.



Sendero Luminoso, el grupo terrorista de ideología Maoísta, dinamitaba torres de energía eléctrica y asesinaba campesinos y funcionarios públicos en la Sierra. En Lima, vivíamos en un estado de negación total, todos. Y a tanta mala noticia, lo mejor era escapar, irse a otro lado, aunque sea escuchando la Radio. ¿Cuál? Pues Panamericana, por supuesto. Fue esta radio la que empezó a propagar a Indochine por costa, sierra y selva. A ningún ser humano, peruano o francés, con dos dedos de frente se le habría pasado por la cabeza que un grupo New Wave-Gótico de París iba a ser la sensación de 1987 en un país donde nadie habla el idioma de Dumas ni tiene nada en común con la realidad Francesa. ¿El primer encontrón del Perú con la Globalización? Claro que sí, por qué no.

"3e Sexe," el caballo de batalla del disco, por primera vez puso al Perú en una encrucijada cuestionando su propia masculinidad machista. Claro, antes habían canciones como "El Loco" de los Yorks que hacían burla de los gays pero en este caso, la banda cantaba aceptando la homosexualidad como vía válida de vida. Los peruanitos y peruanitas bailaban una canción pop muy bien hecha, tocada en vivo, que hablaba de la vida de ambiente; nada del otro mundo ahora, pero en 1988, un senador del partido político en el poder, APRA, consideró la canción como inmoral y pidió, en conferencia de prensa, que se impida el concierto de un grupo de rock que venía del mismo país que la Marsellesa, el himno que su partido había copiado. Los peruanos en ese entonces estábamos hartos de aquel gobierno desastroso, y mandamos al senador al carajo con dos súper-conciertos de Indochine en el Coliseo Amauta. Esto, desafortunadamente, no pasó en 1971 cuando el régimen del general Juan Velasco, un dictadorcete al estilo de Chávez en Venezuela y Tito en Yugoslavia, consideró a Santana como una banda descarriada y portadora de un mal ejemplo para la juventud peruana.

Según nos cuenta Gastón Medina (Wolfie para los radioescuchas), la Embajada de Francia invirtió su buen puñado de Francos para traer a la banda que solo tenía en sus planes ir a Canadá y otras partes de Europa para su gira mundial. ¿Perú? ¿Qué es eso? ¿Ah, de donde viene la cocaína? ¡Trés Bien!

Yo fui al primero de dos conciertos de la banda y aunque el sonido fue desastroso, bailé y salté con "Canary Bay." Disfruté con "Les Zars" y con "L'Opportuniste." Pero más que nada, me alegraba ver cómo una banda de desconocidos de un país que no tenía presencia radial en absoluto lograba conquistar a un pueblo harto de crisis y violencia y, por qué no, harto del Rock en inglés.


Indochine era lo máximo para toda la juventud peruana, de todo estrato social, ya que todos nos queríamos largar del país y en masa. Desde las casas de la Molina hasta las barriadas como Pamplona, todos escuchábamos música con letras que no entendíamos, quizás esperando a lo que traería Soda Stereo en los próximos meses. La canción "A'Lassault" llegó a ser la "Más Más" de 1987, por sobre "3e Sexe" y la popularísima "Persiana Americana" de Soda Stereo. ¿Una canción sobre cabros la más votada? ¡Parecería que hubo fraude, y eso que Fujimori aún no incursionaba en la política! Yo recuerdo que "3e Sexe" era más tocada en la radio que otros temas de Soda hacia fines del 87. País de cabros, pues.

Indochine le devolvió el favor al Perú con una canción llamada "Bienvenue chez les nus" ("Bienvenida en el País de los Desnudos") en su disco Un Jour Dans Notre Vie (1993). Los integrantes de la banda no se olvidarían de esta experiencia en su vida. Nosotros tampoco.

La ruta será larga aún hasta la luna
Los indios lo habían predicho bajo las nubes de la bruma
La nariz en el polvo de las barricadas
Bajo protección policial cuando la libertad
Nunca oh ! nunca más olvidar
Es el cielo

Hola hola Lima
Bienvenida en el país de los desnudos
Bienvenido al festín
Nosotros con amigos
Bienvenida en el país de los desnudos

¡Viva el Perú!

Muchachas uniformadas nos miraban
Con sensaciones fuertes aquí los carros están muertos
Como el humo azul que se levanta de sus cuerpos
Todos los poderes se equivocaron Villa San Salvador
Pero nunca nunca más olvidar
Es el cielo

1 comments:

Patricia Manrique Choy said...

Quiza por ese contexto historico social es que el grupo se quedo en la memoria de la gente que los escuchó en esa época, quienes los seguimos hasta hoy es por una razón únicamente de admiración: capacidad de innovar y reinventarse, profesionalismo con resultados impecables en sus presentaciones y una vigencia que difícilmente se ve en otros grupos.