Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

We are on Tumblr!

Support This Radio Station!


Via
PayPal


We also have music on 8tracks!

 


Our store on Amazon!

Sunday, July 12, 2009


Soda Stereo (CBS Discos Argentina, 1984)

Tenía que acabarse un régimen militar, de esos que desaparecían gente que no estaba de acuerdo con el gobierno ni con los intereses de ya sabemos quiénes, para que en la escena musical argentina ocurra lo inesperado, lo insólito, lo más rebelde: Una banda de rock New Wave cuyas letras no se referían a la política, ni a la sociedad, ni a la marcha de la bronca, ni siquiera a las instituciones.
Gustavo Cerati, guitarrista y cantante de Soda Stereo, afirmó en 1995 que las letras de las canciones de su grupo no significaban nada, sino más bien sonaban bien. Rimaban sin coherencia. Palabras bellas con erres y eles bien pronunciadas y con una producción sónica cristalina, se hicieron escuchar y recordar fácilmente en el debut de la banda en 1984. Un disco que el mismo Cerati luego reconoció haber detestado.
Puede ser que él lo haya odiado, pero Soda Stereo fue más que una banda para nosotros y su álbum debut, editado con una calidad muy pobre en cassette y vinilo en Perú por CBS, fue una novedad, quizás lo más sorprendente y trascendental en música popular en español en 20 años.

Fue un modo de vida y de ver las cosas desde un punto de vista estético, provocativo y hasta cierto punto andrógino y asexual. Cerati, el bajista Zeta y el baterista Charly Alberti se convirtieron en nuestros David Bowies hispanohablantes. Se decía de todo de ellos, y es que la sociedad latinoamericana no estaba lista para ver a tres tipos maquillados como Robert Smith (de Cure) cantando canciones que nada tenían que ver con el amor hombre-mujer. Del debut de la banda Soda Stereo, sólo la canción "Trátame Suavemente" era romántica, y para colmo era un tema muy, muy bueno sobre la soledad en pareja.



Oí comentar a alguien que la canción “Un Misil En Mi Placard” se refería a un affair homosexual de alguien que cayó en la tentación para luego arrepentirse y huir del lugar del crimen. Placard es closet en francés. “Misil” es la única canción del disco que tiene una narrativa, es decir, cuenta una historia. El resto son menciones, textos, sin inicio ni fin, de la alienación juvenil de la gran Buenos Aires de 1984. Un deseo feroz de ser famoso y tener dinero en “Por qué no puedo ser del Jet Set” pone a la canción en la misma línea que “Satisfaction” de los Rolling Stones, y convierte una vez mas a la frustración en fiesta.

Su influencia fue por sobre todo, a nivel inspiracional. Soda empujó a mucha gente a formar sus propias bandas y a encontrar su propia voz. Algo que en los setentas habían logrado Raúl Porchetto, Charly García y Nito Mestre. Esta vez era la movida New Wave Post Punk, Post Dictadura Militar, Post Guerra de las Malvinas. Argentina estaba encabronada con Inglaterra y muy poca música en inglés se escuchaba en las radios FM. Las condiciones estaban dadas. Fue Soda quien logró el estrellato máximo en esa época por méritos propios: canciones excelentes con un sonido nuevo, plástico e impersonal. Su lírica, de nuevo, era estéticamente bella y en el primer LP se dieron el lujo de lanzar un tríptico fiestero que hasta ahora nos obliga a dirigirnos a la pista de baile: “Por Qué No Puedo Ser Del Jet Set,” “Te Hacen Falta Vitaminas” y “Tele-Ka.” Además de estas canciones, encontramos temas que rara vez se habían tocado en la música ciudadana: la sobremasturbación causada por la TV en “Sobredosis,” la carga de tener 20 años y a pesar de tener una vida por delante, carecer de tiempo para prestarle atención al ser amado (“Ni Un Segundo”) y la posterior impotencia sexual del argentino promedio al encontrarse confundido en medio del estrés urbano (“El Tiempo Es Dinero,” “Afrodisíacos.”) ¿Se imaginan a Carlos Gardel cantando sobre una novia con bíceps y su comportamiento dominante? Así de reveladores eran los Soda Stereo.



"Dietético"
(1984, versión no incluída en el álbum Soda Stereo. Presiento que no sos moderna)


Muy pocas bandas pudieron imitar a Soda por ser estos efectivamente originales. En el Perú, JAS y Trama copiaron su estilo y fracasaron (sobre todo la segunda al copiarlos descaradamente.) En Chile, UPA, Aparato Raro y en cierta forma la banda Nadie se inspiraban en ellos. En Argentina, Soda Stereo era harina de otro costal en la movida Bonaerense. Más cerca de la banda Virus que de ninguna otra al ser producidos e influenciados por el vocalista Federico Moura, Soda tuvo sus detractores y críticos más severos, por supuesto. Los Fabulosos Cadillacs se burlaban de ellos –a Cerati lo llamaron “señora con faldas”- y también de los Virus y Abuelos de la Nada, en una ráfaga de comentarios homofóbicos que no les hacían ningún favor a los Cadillacs, pues presentían que su reinado en Buenos Aires estaba en peligro. Afuera, muchos preferían el sonido conocido y la actitud heterosexual-normal de grupos como Enanitos Verdes, Sumo, G.I.T. y, de nuevo, los Fabulosos Cadillacs.

La música etérea, fuerte, elegante e innovadora del Soda Stereo nos lleva al pasado, a nuestro despertar sexual y político, al momento en que decidimos qué hacer de nuestra vida. Al verano de 1986 y toda su turbulencia. El subsidio gubernamental de la economía de los gobiernos pseudo-socialistas de Alfonsín y de García, las tensiones sociales ante la inminente negativa de Chile a seguir con Pinochet, la desigualdad social. Soda Stereo era la banda sonora de esos eventos, y era rock and roll nuevo y gustoso. Lamentablemente, las nuevas generaciones de latinoamericanos no descubrirán a Soda Stereo del mismo modo que nosotros, los nacidos entre 1968 y 1975, los descubrimos y disfrutamos. Les hacen falta vitaminas, de hecho.


4 comments:

Anonymous said...

que desperdicio de post, compara el primer disco de soda con el primer disco de los prisioneros, y veras la diferencia, no se que tanta we'a con soda, letras cojudas, musica repetitiva, look sin originalidad, plop!.
Omar

Javier Moreno said...

El primer disco de los Prisioneros es muy bueno, también. Es fresco, contestatario, caliente y muy agresivo (al igual que el comentario adyacente). Cuando Jorge González canta "...y tu tienes una cara de cliente fácil" no sólo está denunciando a los lectores del diario "La Cuarta" sino a aquellos conformistas que dejaron que Pinochet esté trece abriles en La Moneda (hasta ese entonces.) El Rock de los Prisioneros es político y basado en sus letras de caracter "Manifiesto", mas no en la efervesencia fonológica de la lírica Sodista. Yo debería escribir sobre el mejor disco que sacaron los Prisioneros, "La Cultura De La Basura" en 1987. El más famoso, sin embargo, fue "Pateando Piedras."

Andres said...

Porfavor de que me estan hablando weon.. comparar a Los Prisioneros con Soda..ese drogadicto de Jorge Gonzalez no le llega ni a los talones a Gustavo Cerati. No por nada Soda Stereo es la banda con mayor exito en la historia del rock latinoamericano.
PD: Y eso que soy chileno.

Javier said...

Comparar Prisioneros y Soda es una pérdida de tiempo. Lo único en común que tienen estas bandas es el cariño del público. Son diametralmente distintas.