Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Sunday, February 24, 2008


Los Beatles Reflejados en el Teatro LoveLove
The Beatles/ Cirque Du Soleil
Mirage Hotel, Las Vegas, Nevada
23 de Febrero del 2008

El 2006 escribimos sobre el nuevo disco de los Beatles, el colorido Love (Capitol, 2006) que es la banda sonora del espectáculo de Cirque Du Soleil en el Mirage hotel de las Vegas. Escuchamos la música remixada por George Martin y su hijo Giles, la disfrutamos mucho, nos hizo revisar el catálogo Beatle y renegar de la mala calidad de los discos compactos lanzados el 87 (una vergüenza que hasta ahora el Pepper se escuche en esa pobre mezcla en estéreo). Pero por sobre todo, Love devolvió el color y la relevancia a la música de Los Beatles que por lo visto ahora sufre el maltrato de la indiferencia de su casa disquera (Paul McCartney acaba de firmar para el sello Hear Music, propiedad de Starbucks y Ringo no está muy contento con la promoción de su nuevo disco, Liverpool 8.) Lo que más se sabe del entorno Beatle no es su legado musical, activo y presente, sino cuándo a Paul se le vió con su nueva pareja Rossana Arquette o si éste terminará de liquidar a Heather Mills en la corte de divorcio. Es decir, chismes.

A nosotros los chismes no nos hacen escuchar más o menos música. Fuimos a ver Love porque sólo habíamos escuchado buenas cosas del espectáculo dirigido por Dominique Champagne y también porque en el fondo estábamos seguros que valía la pena el viaje a una ciudad que en verdad no nos llama la atención mucho. Las Vegas es una ciudad hecha para entretener superficialmente los deseos más básicos del clasemediero promedio, nada más. Difícil de encontrar una tienda de libros, mucho menos una casa disquera. Todo en Las Vegas son hoteles con casinos olientes a tabaco, bares nudistas y restaurantes caros. Un show como el de Los Beatles presentado por Cirque Du Soleil le vendría mejor a ciudades como Londres, New York o  anuestra adorada San Francisco; no a una ciudad superficial, caótica y ruidosa.

Sin embargo, hay un factor interesante que muy poca gente ha notado: Love es la historia de los Beatles contada en paralelo con la del ruidoso y caótico siglo XX, en una ciudad de iguales condiciones. Afuera del teatro Love del hotel Mirage, miles de personas pierden al día millones de dólares de su sueldo y ahorros en juegos de azar. En el teatro, Cirque Du Soleil nos presentaba una obra mágica y a la vez cautelosa sobre los excesos del ser humano reflejados en la vida y obra del grupo más grande del mundo. Los Beatles fueron en un momento, como dijo John Lennon suelto de huesos en 1966, más famosos e importantes que Jesucristo. No lo dijo por decir: el mundo los había tomado como líderes y como visionarios, ellos fueron "crucificados" y adorados al mismo tiempo. Ellos dejaron un legado imborrable cuyo mensaje de paz, amor y rechazo a la guerra aún se mantiene. Love no deja de observar ese legado en ningún momento. Se nota claramente la influencia de Yoko en la producción, al observar claramente qué cosas a John le hubieran gustado en un espectáculo circense (recordemos la afinidad de John por el circo en "Being For The Benefit Of Mr. Kite!" y cuando éste llevaba a Yoko y a su hijo Sean al circo a disfrutarlo como simples mortales.) Tenemos que decirlo: John Lennon hubiera adorado este show de estar vivo. Y no me extrañaría que le hubiera picado las ganas de una de esas reuniones... pero eso sería en otra dimensión.

Los acróbatas lograron representar las canciones de los Beatles perfectamente, aunque la trama se pierde un poco a la mitad del show con tanto que presentar y muy poco énfasis en el hilo narrativo. Pero en todo momento están presentes los personajes más increíbles jamás creados por los Beatles: ellos mismos. Aparecen en sombras lanzando frases dichas por ellos mismos durante entrevistas y sesiones de discos (el trabajo de edición es impecable y nos dejó boquiabiertos al igual que con los Soleils).

Cirque Du Soleil usa la música original como una pluma para contar la historia del apogeo y declive de la banda usando personajes descritos en sus canciones. Ahí está el Padre McKenzie y la viuda solitaria Eleanor Rigby, la morsa, el Fool on The Hill, el Sargento Pepper dirigiendo la banda y el Tonto de la Colina, que de alguna forma es el narrador de la odisea Beatle: a través de sus ojos vemos el orfanato de Lennon en Strawberry Field, la ascención al estrellato máximo con los cuatro acróbatas vestidos a rayas y patinando a toda velocidad, la experimentación con el LSD y el álbum Pepper, el viaje a la India, la revolución hippie del 68 y porsupuesto, el amor de John por Yoko y de George por Pattie. La crisis existencial con "Yesterday" y "Blackbird" es representada por acróbatas que vuelan por sobre nosotros cual aves, mientras nosotros nos reflejamos en el tonto, vestido como payaso y llevando unas flores "para nadie" (for no one). Los bailarines y acróbatas nos maravillan pero más nos asombra la familiaridad que logran asimilar de la música Beatle producida por aquel genio musical llamado George Martin, quien supervisó las sesiones de casi todos sus discos (con excepción del flojo Let It Be, con producción a cargo de Phil Spector.) Martin esta vez consiguió una ayudita de su hijo Giles para remezclar los temas de los Beatles y añadir elementos de muchas canciones, comprimiéndolas en gloriosos momentos como el de "Being For The Benefit Of Mr. Kite" en donde el éxtasis se alcanza con el final climático de "I Want You (She's So Heavy)" y "Helter Skelter." Ensambles como éste le hicieron ganar a Love el Grammy a mejor banda sonora de película o espectáculo. Se lo merecen completamente. Ojalá que esto anime a EMI a relanzar el catálogo Beatle en mejor estado de una buena, puta vez.

Hacia el final del show vemos la inminente separación de la banda representada en "While My Guitar Gently Weeps" llegar pero el mensaje final es positivo: el niño huérfano recibe el mejor himno de aliento con Hey Jude y la despedida, no podía ser de otra forma, cae con el reprise del "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band." Ovación de pie y hasta lágrimas en algunos espectadores que escucharon la música y vieron a los Soleils representar a los Beatles y celebrar su influencia. 
Salimos encantados después de ver un show al estilo Vegas en donde la frivolidad era lo último que se nos pasó por la cabeza, aunque sabíamos que estábamos regresando al mundo real y acelerado de Las Vegas, Nevada. Esperemos que Love esté por un buen tiempo y sea admirado por mucha más gente no solo en la ciudad de los casinos sino también, por qué no, en otros lugares del mundo. Cirque Du Soleil y nosotros merecemos el encanto Beatle en nuestras vidas.

0 comments: