Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Monday, October 15, 2007


Soda Stereo regresa para quitar el mal sabor de lo oídos de la gente que ha estado escuchando basura, literalmente basura, desde 1988. Salvo raras excepciones como el álbum de Soda Dynamo (Sony, 1992), la música rock latina no ha tenido una presencia tan intensa como la puesta por los argentinos Gustavo Cerati, Zeta y Charly Alberti en la gira Signos de 1987. Es hora de que los cuarentones regresen a los escenarios a demostrar quién la tiene y de paso inspirar con su música de antaño a las nuevas masas que solo piensan en "perreo, mami, perreo," en la pasta y en arreglar sus Hi5. Tarea titánica, pero nada se pierde con probar. El artículo siguiente apareció el domingo 14 de octubre en el diario peruano La República.
(En la foto, de izquierda a derecha: Zeta, Charly Alberti y Gustavo Cerati)

Sobredosis de Soda

Agotaron las entradas de su concierto en Lima en solo cuatro días, y cuando ya se habla de una probable segunda fecha, recordamos aquí la Sodamanía que invadió nuestro país hace veinte años, y a escasos cinco días del inicio del tour Me Verás Volver en Argentina.

"No Existes" en el Coliseo Amauta, Junio 19 de 1987.




Por: Nilton Torres Varillas




Viernes 19 de junio de 1987. El ministro Abel Salinas anunciaba el racionamiento del servicio eléctrico en la ciudad de Lima y el precio del dólar continuaba en acelerado ascenso, a pesar de las medidas tomadas por el Banco Central de Reserva al poner topes a la cantidad de dicha divisa que se podía comprar por persona. Las marquesinas de los cines anunciaban el estreno de "La Mosca", la inquietante cinta de ciencia ficción de David Cronenberg, y la comidilla de la prensa internacional era la elección al parlamento italiano de la actriz porno Illona Staller, la Cicciolina, quien ganaba su escaño en representación del Partido Radical, a pulso y a pecho.



Mientras caía la noche y muchos limeños corrían, literalmente, a casa antes de que un inesperado apagón los dejara en la penumbra, los alrededores del Coliseo Amauta, el escenario más grande de la capital por aquella época, era abarrotado por miles de seguidores de Soda Stereo, la banda argentina elevada a los altares del rock hecho en nuestro idioma. Fueron dos días, 19 y 20 de junio, en los que el enorme domo de Chacra Ríos fue abarrotado por 14 mil almas que cada noche se preguntaban, a gritos, por qué no podían ser del jet set, exigían ser parte de "El rito", y prometían bajar la "Persiana americana", para quedarse en la intimidad con sus ídolos. Pero este solo fue el inicio de una gira por nuestro país que se realizaba en el marco del hoy legendario primer tour latinoamericano de la banda, y que llevó a Gustavo Cerati, Charly Alberti y Héctor "Zeta" Bosio, a tocar a Ica, Arequipa, Trujillo, Chiclayo, Piura y Tumbes, para finalmente hacer un último concierto, el 27 de junio, otra vez con el Amauta abarrotado y burbujeando de rock.





Los locutores de aquella época se desgarraban la garganta hablando de una Sodamanía desatada en el Perú, término que graficaba la euforia que el grupo generaba. Aunque para algunos pueda ser exagerado, veinte años después esta denominación cobra vigencia luego de que, contra todo pronóstico, las más de 50 mil entradas para el concierto del 8 de diciembre en el Estadio Nacional se agotaron en solo cuatro días, y dos meses antes de la esperada última presentación del trío sobre un escenario peruano. Por ello recordamos, a través de testimonios de primera mano, lo que fueron aquellos días que retumbaron en Stereo.







La trilogía del rock

Randy Calandra se ufana sin falsa modestia de ser el que acuñó el sobrenombre de "Trilogía del rock" como sinónimo del grupo argentino. Él era parte del staff de locutores de Radio Panamericana, cuando esta emisora fue la auspiciadora en exclusiva de los conciertos de Soda Stereo en el Perú, a finales de los ochenta.


"Fue tal la euforia que generó el trío, que tuvieron que salir por el techo de la radio, cuando esta quedaba en la antigua casona de Mariano Carranza, a media cuadra de canal 5, ya que toda la calle estaba invadida por centenares de fánaticos que pugnaban por ver a sus ídolos".



Calandra recuerda que a pesar de que en noviembre de 1986 el grupo había visitado el Perú y realizado tres conciertos apoteósicos, y que el "Soda Mix", medley con las canciones más emblemáticas de la banda, se erigió como la "Más Más" –legendario ranking anual de la emisora– del año, nunca se imaginó el nivel de arrastre que se estaba gestando alrededor del trío.


"No había pasado mucho tiempo desde que el rock en castellano sonaba en la radio. El rock en inglés era lo popular, era el idioma del rock. Poco a poco fueron apareciendo grupos que cantaban en nuestro idioma y Soda Stereo era uno de ellos. Sin duda había cierto optimismo cuando Panamericana decidió promover los conciertos de la banda argentina, pero el resultado superó todas nuestras expectativas", dice el hoy locutor de Radio Corazón.


Patricia Salinas, experimentada periodista de espectáculos, evoca también aquellos tiempos de Sodamanía, siendo ella una de las contadas reporteras que logró una entrevista exclusiva con el grupo.


"Era tal la convocatoria que tenía Soda Stereo que muchos de los periodistas que asistieron a su conferencia de prensa eran fans. Yo no lo era, y creo que esa fue una ventaja, ya que al ser una de las pocas que logró entrevistarlos, tuve la oportunidad de ser totalmente objetiva con el asunto".




La entrevista publicada el 27 de junio del 87 en La República, revela la honestidad de tres veinteañeros que hacían la música que querían.






"El éxito no es todo esto que nos quita privacidad y nos tiene viviendo de hotel en hotel. Sino sentir que estamos creciendo, que estamos aprendiendo nuevas cosas. Que podemos vivir haciendo lo que nos gusta, pero además estamos realizándonos como personas sin traicionarnos a nosotros mismos", dice Cerati en la entrevista.


La periodista recuerda que tuvo que esperar mucho antes de su reunión con el grupo, y estando a punto de irse, el trío la recibió.




"Me sorprendió descubrir que estos tres chicos eran muy normales e inteligentes. Cerati era un tipo muy bacán y cuando se dio cuenta de que no iba con mi disquito para que lo firme, se relajó y tuvimos una entrevista bastante larga", dice Patricia.


"Fueron honestos al hablar incluso de sus peinados y que su look respondía a que eran conscientes de que un artista tenía que producirse sin recurrir a la pose", dice la periodista. "Lo que han hecho ahora, vender 55 mil entradas y con tanta anticipación, nunca ha pasado antes. De hecho que tiene que ver con que los peruanos somos noveleros y queremos copiar lo que ha pasado en otros lados, pero también porque Soda Stereo tiene aquí un grupo de fans activos y fieles", agrega.






Stereo hinchas


Luis Broggi es ingeniero, tiene 43 años y en su barrio de la infancia, en Ica, lo conocen como el Loco Soda. Con una enorme sonrisa, que se proyecta en su voluminosa humanidad, Luis entra en un ataque de verborrea cuando se le pregunta por los conciertos de Soda Stereo a los que ha asistido, y cuenta con orgullo que no sólo estuvo las tres noches en las que la banda tocó en Lima, en 1987, sino también en las presentaciones del grupo en Ica y Arequipa de ese mismo año, en la de 1995 en la Universidad de Lima, y en el último concierto de 1997, en el estadio de River Plate.



"Lo que más recuerdo de aquellos primeros conciertos era esa especie de hermandad que surgía entre los fans. Estabas en la cola esperando a que abran el Amauta, y todos cantaban. Por allí alguien empezaba a cantar ‘Oh, oh, oh, nada personal’, y todo el mundo seguía hasta que alguien por allí empezaba con ‘tele, telekinesis’, y cantábamos ese tema. No había un momento en que alguien estuviera mudo", dice Luis.


A su turno, Rafael Cueto, también ingeniero, y de 37 años, dice que el día de los conciertos en el Amauta salió tarde de la universidad y cuando llegó al coliseo ya no había entradas.




"Yo sabía que al día siguiente había otro concierto, y unos días más tarde otro, pero no iba a esperar, así que compré mi boleto de reventa pagando más del doble", dice Rafael, quien junto con Luis son miembros del Club de la Furia, agrupación integrada no sólo por treintones que vivieron la época dorada del grupo, sino por gente más joven como Martín Porras, quien a pesar de no haber visto en vivo al grupo, no impide que sea un fanático.




"Espero que en este concierto nos entreguen todo lo que no fue posible darnos en los últimos diez años. No sabemos qué pase más adelante con estos tres genios, pero verlos juntos será una emoción que durará por siempre en quienes admiramos, vivimos y soñamos con su música", dice Martín.




Disco eterno

Randy Calandra dice que lo que más le entusiasma de este concierto, veinte años después de la Sodamanía, es la posibilidad de poder compartir este momento con sus hijos, de 23 y 24 años, quienes a través de él crecieron escuchando a Soda, y ahora tienen la oportunidad de verlos en escena.

Lo mismo dice Luis Broggi, quien ya tiene entrada para él, su esposa y su hijo de 9 años, y pone sobre la mesa lo dicho por Cerati hace algunos meses al referise a las motivaciones para volver, señalando que quería que sus hjos lo vieran con todas sus facultades sobre el escenario.
"Yo quiero lo mismo, que mi hijo vea a Soda Stereo en concierto", dice Luis. Y este deseo se hará realidad el próximo 8 de diciembre. Aunque las súplicas de los fanáticos que se quedaron sin entrada han motivado que se empiece a hablar ya de una probable segunda fecha, el día 9. Como canta Cerati en "Disco eterno": porque este deseo, crece … este sueño, Stereo, puede también hacerse realidad.

0 comments: