Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

We are on Tumblr!

Support This Radio Station!


Via
PayPal


We also have music on 8tracks!

 


Our store on Amazon!

Thursday, June 7, 2007




Best of Irakere (Legacy, 1994)
IRAKERE


No se equivoca Bebo Valdés cuando dice que su mayor creación musical es su hijo Chucho. Con esta hermosa declaración de amor, fui devuelto de golpe a los años cincuentas, a los vinilos del sello Gema que registraron trabajos del viejo pianista (radicado en Suecia) con figuras mayúsculas, como Rolando La Serie, Celeste Mendoza y muchos de los artistas a los que acompañó, como Nat King Cole.

Y otra vez fui trasladado al presente, al pianista inmenso que es Chucho Valdés, en una operación que bien podría denominar Retorno al futuro. Por una sencilla razón. Porque la música cubana a lo largo de su historia, como lo registra Alejo Carpentier en su libro La música en Cuba (1946) fluctúa a la vez entre distintos tiempos, disolviéndolos, convirtiéndolos en una mera referencia, logrando una música sin edad. Por ejemplo, yo sigo escuchando a Benny Moré como si se tratara del más moderno de los cantantes.

Al mismo tiempo, se da un vaivén de lo culto a lo popular y viceversa, una tendencia manifestada en Amadeo Roldán, Alejandro García Caturla, Ernesto Lecuona y muchas más figuras fundamentales que, en estos días de la globalización, son reverenciados.

Desde luego, es también el caso de mi amigo Chucho Valdés. Lo dicen sus trabajos con la orquesta sinfónica de su país, su monumental Misa Negra, Juana 1600 o el mismo Tema de Chaka (trilogía de su ciclo de mirada a Africa), sus vinculaciones con el pop (que lo convierten en el profeta de la timba), el bolero y los trovadores (Omara Portuondo, Silvio Rodríguez), el jazz afrocubano (visto como continuación de lo iniciado por Mario Bauzá, Machito y Chico O'Farrill), el jazz norteamericano y sus versiones de música clásica cubana (Cervantes, Saumell) y universal.

Su obra es portentosa. Imposible dejar de lado la puesta al día que hizo de la música bailable de su país junto a Irakere. Con este grupo forja una expresión rica (por su elaboración) y sabrosa (por no desapegarse de sus cánones rítmicos) plasmada en numerosos temas que difundimos en mi programa radial Maestra Vida, me refiero a Xiomara, Te tocó perder, Chachachá y, en especial, Calzada del cerro y La comparsa. En el 87 viajé invitado a Cuba y tuve de anfitrión de lujo a este buen amigo que goza del respeto mundial. Esa vez, Chucho tuvo la deferencia de reunir a todo su grupo Irakere para ofrecerme un sabroso almuerzo de comida cubana.

La última vez que vino a Lima, lo vi en un festival de jazz realizado en el Hotel Crillón. Esa vez le repetí lo que años antes le dijera en el Satchmo: "la música de Irakere es la expresión de la música en su más alto grado de dificultad", declaración que él celebró con su habitual sentido del humor. Hace unos años, en el Ronnie Scott de Londres, donde actuaba, vino a saludarme cariñosamente a mi mesa e intercambiamos, como siempre, algunas impresiones musicales. No he dejado de escucharlo y de alegrarme con sus triunfos que lo han convertido en una figura universal, como disfruté viéndolo tocar junto a su padre en la película Calle 54 de Fernando Trueba. Chucho tiene la gloria que se merece, que se ha ganado con mucho talento. En él se cumple aquello que Carlos Fuentes llama "la metamorfosis circular de la música caribeña". Lo nuevo y lo tradicional se muerden la cola, la raíz y la vanguardia formando parte del mismo tronco, de una música que le da alegría al mundo. ¡Saravá!

Luis Delgado Aparicio*, 2001.


Javier Moreno Comments: Irakere is, no doubt about it, the best cuban band of all time. This is the compilation of the great 1979-80 period, in which they went off cuba to break the North-American Ice. Piano virtuoso Chucho Valdez reachs the highest levels of afro-caribbean voodoo with "Black Mass (Misa Negra)" and the disco dance is present here with "Añunga Ñunga". The best moment, after the Mass? try the nine minutes of Dark Latin Groove of "Ilya".After the tour that this album covers, saxofonist Paquito D'Rivera quit Irakere. He didn't can play for the art's sake only; neither trumpetist Arturo Sandoval. I don't know how is Irakere now; I usually see Chucho Valdez in videos here in Lima in a Music Video Show and he is still the Black Mass virtuoso. The only problem is, he's still in Cuba, and his records are not well distribuited. I have one interesting LP (LP!), not included in any music catalog: IRAKERE and the CUBA NATIONAL SYMPHONIC ORCHESTRA (Egrem). If you have any information about to how to get this item in CD, please write me back.


0 comments: