Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Friday, June 15, 2007



En verdad, los "muchachos del ayer"



Decidí juntar mi crítica del álbum Live de Police junto a mi crítica severa sobre la presentación del grupo, reunificado pero sin sustancia, el 13 de junio pasado en Oakland. Espero os guste.



The Police
Miércoles 13 de Junio del 2007
McAffe Coliseum, Oakland, CA

Seré directo antes de que ustedes quieran seguir leyendo: la gira de Police del 2007 y 2008 resultó ser, como lo había afirmado el baterista Stewart Copeland ya hace unas semanas, un total desastre.

Creí que Copeland estaba siendo el mismo gringo pendenciero de hace veintiocho años, en donde usaba cada entrevista para burlarse de Sting, haciéndole sacar canas verdes. Lo tildaba de tortuga, arrogante, sex symbol pasado de moda y demás. Sting pisaba el palito y varias veces se agarraron a trompadas en pleno tour. Sin embargo, la música que tocaban en esa época, 1979-1981, era de primer nivel, perfectas obras maestras del rock y la música popular. Existía el compromiso y las ganas de dominar el mundo a como sea: ¿Quién puede negar que "Roxanne" es una canción mediocre? después del concierto del miércoles, más de uno.

Police es ahora trío que no ensaya antes de tocar, y de remate con un cantante que trataba de mantenerse lo más lejos posible de cómo sonaba en las grabaciones de hace casi 30 años. Si en 1978 Police triunfó fue debido a cuatro elementos de su música: melodías pegajosas de Sting, sus riffs de bajo igual de tarareables, la guitarra hipnótica de Andy Summers y la batería intricada de Copeland. Esta vez, los elementos estaban, pero Sting no quería repetirlos, sino mas bien, ups, experimentar con lo aprendido en las últimas dos décadas.

Craso error. O sea, en vez de cantar “Don’t Stand So Close To Me” como lo hacía en 1980, Sting le puso el tono melancólico de la versión de 1986, dandose el lujo de equivocarse de tiempo al entrar después de un redoble de Copeland. Catastrófico. "Synchronicity II" fue ejecutada con apatía por parte de Sting mientras Copeland se rompía los brazos tocando como un poseso. Andy estaba ahí, cumpliendo fielmente su rol de guitarrista pero también parecía que quería que la noche acabara para irse a dormir. Quizás ya se había dado cuenta que en "Message In A Bottle," su guitarra estaba desafinada.


Claro que hubieron buenos momentos en el que pareciera que el trío llegó a una tregua con su propia desgana: ahí estaba "Wrapped Around Your Finger" que hizo ver a Stewart Copeland como un percusionista virtuoso. El single de 1981, "Invisible Sun," ejecutado con la misma elegancia original, transpuso la referencia original de la ocupación de las tropas británicas en Irlanda a la actual guerra en Irak gracias a las enormes pantallas de video y luces. Aunque "Can't Stand Losing You" no tuvo la fuerza de la versión estudio ni la de los conciertos ochenteros, se dejó escuchar, aunque para entonces ya nos habíamos dado cuenta que Police, éstos Police, era una banda de covers.

El concierto ha quedado como parte de un tour que debió haber ocurrido, pero no de esta manera. Sting parecía que no le daba la gana cantar como cantaba antes.

Police triunfó y arrasó en los ochentas por una razón: la honestidad en sus canciones cuando la gente buscaba llenar un vacío de ídolos (tras la muerte de John Lennon), su visión clara de la realidad y, claro, una música y una performance enérgica, fuera de serie. Ninguno de sus discos puede ser considerado "malo," su mayor éxito ocurrió cuando ellos ya habían decidido separarse, y dejaron un buen recuerdo en la audiencia.

Creo que a pesar de haber vendido 22 millones de discos en Estados Unidos, Police debió haber vendido más. Debió haber causado mayor conmoción y la gente debió haber entendido que The Police era un trabajo de equipo, un ejercicio, un partido de fútbol a seguir, admirar e imitar. Lamentablemente ni Sting ni Andy Summers entendieron la idea de Stewart: tocar como un grupo de rock, en perfecta sincronía, como en 1979:














Live (A&M ,1995)
THE POLICE

La carrera de The Police podría compararse a una canción punk o new wave: desafiante, fuerte y rápida. Tan rápida que no tuvieron tiempo para lanzar un disco verdaderamente malo, como sí lo han hecho muchas grandes bandas, ni un álbum en vivo. Extraño, porque podían haber conquistado los puestos más altos de los rankings con un buen concierto grabado y editado a su tiempo; digamos en 1981 o 1982. Se tuvo que esperar 13 años después del lanzamiento del último disco, Synchronicity (1983) para que Andy Summers se anime a producir un disco doble en vivo. Como lo dice el slogan publicitario: "30 canciones. 150 minutos, y ningún idiota que piense que él puede cantar Roxanne" (¿una alución al decaimiento de la voz de Sting en su carrera solista?); se trata de dos conciertos claves en la historia de Police:

El primero, una actuación que fue difundida por en noviembre de 1979 en Boston. Contiene los deslumbrantes y movidos temas de sus dos primeros álbumes: Outlandos D´Amour y Reggatta De Blanc. Se trataba de la primera gira de Sting, Andy Summers y Stewart Copeland a los Estados Unidos y su sonido estaba en el mejor momento. Next To You, So Lonely, The Bed´s Too Big Without You, Bring On The Night, Fall Out y Can´t Stand Losing You—Reggatta De Blanc son las mejores canciones del disco 1. En este disco también hay algo de revancha de Andy Summers puesto que la producción no edita algunas frases que pudieron ser omitidas: en un momento Andy pide al ingeniero de sonido arreglar el sonido del bajo de Sting pero Copeland, sin importar lo que pasaba, daba la orden de arrancar Truth Hits Everybody. Sting en un momento dice: "esta canción es de mi última grabación. Se llama Walking On The Moon". Ni habían pasado dos años de la formación de Police y ya Mr. Cool se comportaba como si estuviera en medio de una gira solista. Me imagino a Andy y a Stewart mirarse las caras y sentir vergüenza ajena y algo de celos.

El segundo concierto es el ya famoso Synchronicity Concert, popular entre los fans de The Police por hallarse disponible en video. En Perú, el extinto canal 27 UHF lo pasaba hasta el cansancio entre 1987 y 1989. Sting y compañía ya eran famosos a nivel mundial, ganadores del Grammy por Every Breath You Take y ya se notaba cierto desgano en sus conciertos; pero esta actuación en el teatro Omni de Atlanta en noviembre de 1983 sería su Canto De Cisne. Es un buen show pero carece de la tenacidad de las primeras actuaciones, tal como se puede escuchar en el concierto de 1979. Aparecen dos temas que no salieron en el famoso video, Synchronicity II y Roxanne, ejecutadas con la misma calidad de siempre pero con la intromisión de ciertos coros fememinos que serían más útiles para los discos solistas de Sting que para The Police. Al final Sting, en otro acto de arrogancia, se da el lujo de presentar primero a las coristas antes que a su colega—rival Copeland y se da el lujo mayor de no presentarse, como si ya todos supieran quién es él y quién sobresale en el trio. Quería urgentemente un disco solista, y dos años después The Dream Of The Blue Turtles vio la luz.

En pocas palabras, The Police logró vencer, después de años, una batalla a los piratas a nivel económico y a la idea de que solamente Sting era la única estrella del show, lo cual es falso. Ahí están Andy y Stewart para demostrar que bien funciona un trio cuando no hay intereses personales de por medio.

(Artículo escrito en 1999)



What The San Francisco Chronicle had to say about wednesday's show:

The Police, Sting are back -- but are they happy about it?



Joel Selvin, Chronicle Senior Pop Music Critic



Friday, June 15, 2007

Sting couldn't keep it off his face.

Magnified a thousand times on giant video screens, he kept making tiny winces that otherwise wouldn't have been seen. He didn't look all that comfortable, almost as if he didn't know what to do with this whole Police reunion idea.

With his typical timing, however, Sting did know exactly when to reconvene his old rock combo. His solo career has been at probably its lowest ebb since he left the Police -- his latest album was Elizabethan folk songs backed by lute -- but now he is suddenly on top again, leading this summer's top rock box-office attraction, and drawing a midweek full house Wednesday to McAfee Coliseum in Oakland.

Reunited with drummer Stewart Copeland and guitarist Andy Summers, Sting walked out clapping and carrying a battered Fender four-string, and then thundered open "Message in a Bottle" to start the two-hour performance. As the trio cruised into "Synchronicity II," the lighting design smothered the stage in the colors of the cover of "Synchronicity," the album that made the Police the rock band of 1983, the year of "Thriller."

The band first appeared in the Bay Area in 1979 at UC Berkeley's Zellerbach Auditorium, the same month as two other promising British new wave imports, Boomtown Rats and Ultravox, and where are they now? The original "Synchronicity" tour played 24 years ago at the same baseball park, then called Oakland Coliseum Stadium, and outdrew that summer's "Serious Moonlight" show by David Bowie (with Stevie Ray Vaughan in the band) and where is he now?



And despite an enormously successful solo career, where he has done everything from post-bop fusion to Algerian rai electronica, Sting still finds himself inexorably linked to the rock trio he left at the absolute peak of its success. His most recent tour, in 2005, featured a blistering, stripped-down rock band that suggested a return to his punkish roots, but it played to an audience less than one-tenth Wednesday night's size at a small hall in San Jose.

But back with the Police, the chemistry is obviously still unstable. Summers is a phlegmatic soul whose guitar style depends more on carefully processed sounds than fiery playing. He brought as much joy and charisma to the task as a cashier giving change. Copeland, as engaged as Summers was detached, wore golfing gloves and sweatband that matched the athleticism of his drumming.

Sting looked great, all rippling muscles and chiseled features. Still his frustration came through in his joyless exuberance, his phony bonhomie as he coasted through vocal parts he used to burn through.

The band tucked some little jammy parts into certain songs and slightly reworked some of the familiar arrangements, giving Sting room to run a couple of catchphrase choruses into the ground or lead the audience in a chant-along: eeh-ow-yee-ow.

He remodeled "Roxanne," almost abstracting it, like a live remix. But even then, he didn't sound fully committed, more as if he was toying with the piece -- and the audience.

In many ways, Sting's solo career helped keep the Police idea going. Not matter what he did, he would always be known for his early work with these two other guys. He raised an entire generation of fans too young to have seen the band the first time.

He also clearly left the band in the first place because he felt restricted as a musician. He wanted to swing free. He saw worlds beyond three-piece rock. He wanted to collaborate with challenging, exhilarating musicians like jazz keyboard whiz Kenny Kirkland. Now he's back with the Police and obviously having a hard time playing it straight.

E-mail Joel Selvin at jselvin@sfchronicle.com.



http://sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2007/06/15/DDGIPQF22D1.DTL

This article appeared on page E - 1 of the San Francisco Chronicle



Further, way further listening:


Message In A Box: The Complete Recordings (A&M, 1993)

0 comments: