Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Friday, April 30, 2010


(Fontana, 1989)

fue como un chorro de agua fría para nuestra sensibilidad dormida. Puede ser considerado por algunos como un álbum de protesta, pero más que nada es un disco sobre amor incondicional. Algo difícil de encontrar por estos días de libre mercado, recesión y capitalismo salvaje. En los tiempos del acero y de la presión del desempleo, es bueno recordar a los Tears For Fears cuando dicen que el amor es el arma más fuerte. ¿Por qué? Porque el odio y la indiferencia no logran nada.
La década de los ochenta no fue líricamente muy creativa que digamos -es decir, el mercado no prestó mucha atención a los temas sociales, salvo dignas excepciones- y relativamente todo fue entretenido y romántico, pero sin sustancia política.

1989 incluyó una revolución bastante drástica en el mundo: el muro de Berlín se derrumbó y se convirtió en una larga tienda de desmonte, el bloque comunista de Europa del Este se disolvió, Gorbachev mandó a la Unión Soviética a los libros de historia, y en Inglaterra Margaret Tatcher se disponía a dejar el cargo de Primera Ministro. Roland Orzábal (voz y líder de Tears For Fears y autor de todos los temas del disco junto al pianista Nicky Holland, exceptuando el tema título del disco el cual escribió junto al otro TFF Curt Smith) se sintió iluminado por Los Beatles y por la parafernalia colorida hippie de los sesentas -especialmente 1967- y enfiló su guitarra para entrar de lleno en el problema más grande del mundo: la carencia de amor entre la gente. Lo innovador del análisis es que Orzábal considera a este problema como un problema político.

El álbum empieza con un comentario sobre mujeres atadas a hombres que se olvidaron de seguir enamorándolas; pero siguen con ellas porque, bueno, estar solo para un hombre puede ser lo peor del mundo. "Woman In Chains" es el primer llamado de atención a la mujer para que evite la resignación de las cicatrices del alma por una relación larga y monótona. No necesariamente hablamos de relaciones difíciles, de golpes ni de gritos. Es la monotonía la que se acusa aquí, en una especie de diálogo entre ambos sexos. La voz maravillosa de Oleta Adams dice Calls her man the Great White Hope... Says she´s fine, She´ll always cope... Woman In Chains... La garganta de Orzabal contesta: Well I feel deep in your heart there are wounds Time can´t heal. Es decir, la parte masculina del asunto se da cuenta que el corazón de una mujer es un enorme libro lleno de secretos, y para leerlo hay que tener bastante paciencia -y saber ceder y contar hasta 10, como dice mi abuelo-. El final es bellísimo: So free her ... es cantada ad lib to fade por Oleta, Roland y Curt Smith. En un momento, Orzabal murmura: the sun and the moon...

A partir de este momento, la lírica que se oirá será valiente, directa y orgullosa; pero en ningún momento triste. "Badman's Song" está dedicada a los chicos del cuarto del hotel 628, quienes eran los músicos y roadies de Smith y Orzábal. Este último escuchó la conversación entre ellos en la cual lo criticaban duramente. Estaba en shock y furioso. Pero de pronto, decidió perdonarlos y decirles en la funda del disco, todo está perdonado. "Badman's Song" Dura poco más de ocho minutos con interludios de piano y batería a cargo de Oleta Adams y de Manu Katché, respectivamente. Orzábal usa su sentido común y sus intenciones de paz, pero siempre parado firme y valiente contra los agresores.

Orzábal quizo expandir más sus horizontes líricos y no dar puntada sin hilo. Estaba harto del cargo de la Tatcher ocupando el puesto de primer ministro británico y escribió inspirado una canción sobre... el amor: "Sowing The Seeds Of Love" tiene un cierto parecido a "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band" de los Beatles . En una parte se hace referencia al gran músico Paul Weller - líder de Jam y Style Council- y Orzábal le pide que regrese a la palestra con la música de protesta de su primer grupo (...kick out the Style, bring back the Jam!). En verdad es más que nada un grito de despertar. Se cuestiona sobre todo el cinismo de las leyes y de los estatutos al afirmar la existencia de libertad de expresión cuando no hay nada de qué protestar. El lado A del vinilo se cierra con "Advice for the Young at Heart", otro grito de advertencia a la juventud sobre lo terrible que puede ser el tiempo como enemigo.

El lado B es más político, sutilmente hablando. "Standing at The Corner Of The Third World" y "Swords and Knives" se refieren indirectamente a la presión de organismos del norte -como el Banco Mundial y el FMI- a las pobres economías endeudadas del sur. Claro, que perdonen la deuda es fácil. Okey, no tienen que pagar más... ¿pero, volverán a prestar nuevamente? Un círculo vicioso del cual es difícil de salir para cualquier economía empobrecida -si los economistas del mundo no saben cómo salir del meollo, creo que menos lo va a saber Orzábal-.

"Year of The Knife" es la batalla en nombre de las causas justas y está dedicada a los jovenes que mueren en esas batallas, creyendo que lo que hacen está bien. No necesariamente serán miembros del IRA, pueden ser soldados de la patria, mineros de carbón, etcétera. I made my bed on love denied, now I ain´t gonna sleep tonight.

"Famous Last Words" cierra el conjunto de ocho canciones del alma y habla de la paz después de la guerra, del día después de la noche. Si de nada sirven las guerras, ¿servirá entonces una guerra en nombre del amor? La respuesta de Orzábal y compañía es si. Nadie muere en una guerra así.
The Seeds of Love tiene canciones con mucho contenido sentimental y político, que a la larga son la misma cosa. Hergé, el dibujante creador de Tin Tin, dijo que la única diferencia entre la gente de derecha e izquierda es que los primeros son pragmáticos, en cambio, los de izquierda son más idealistas. Bueno, después de 1989, esa fue la diferencia de las clases políticas en el mundo. Todas las economías son de mercado, así no lo parezcan, y los "derechos sociales" que reclamaban los socialistas ahora pueden ganarse, si es que los trabajadores aportan al Seguro Social, público o privado. ¿Quieres celeste? Que te cueste.

Tuvo que derramarse tanta sangre sobre Europa, América y Asia para que recién nos demos cuenta que la violencia, la indiferencia y la injusticia no son la solución. ¿Por qué nos demoramos tanto? Porque siempre creemos que somos el centro del universo, y que nuestros problemas son los únicos que interesan, mas no los de los demás; pero cada uno tiene que ponerse las pilas y matar sus propias pulgas antes de matar las pulgas de otros. Totalmente cierto. Además, The Seeds of Love es una denuncia a la falta de valores morales de la gente; eso es clarísimo. Fue una llamada de atención que, al parecer, el mundo atendió a medias. Aún queda mucho por hacer, y sería bueno ir haciéndolo, ya que esperar la intervención divina para solucionar nuestros problemas no nos ayudará en nada, puesto que no llegará.
Este LP es considerado, en nuestra modesta opinión, el mejor de 1989; año del redescubrimiento de los sesentas y de la psicodelia. Uno de los más influyentes en los grupos de rock alternativo de inicios de los noventa y, por todo lo anteriormente comentado, portador de cinco cacaos a la izquierda de su nombre.

1 comments:

Eagle said...

Si me permites añadir algunas observaciones personales sobre este disco, Javier. Apareció en 1989, como bien dices, bajo una gran influencia sesentera, tanto en el diseño de tapa como en orquestación y letras, y que a su vez influyó para que muchas bandas retomaran esa misma tendencia retrosesentera a partir del nuevo siglo. Otra. En su momento, los Tears for Fears se ciñeron como uno de los pocos guerreros solitarios que se enfrentaron a la irrupción contaminante y, en mi opinión, antimusical del rap, el hip hop, y aqui en Perú, a la salsa, el merengue, la lambada y otros ritmos que obligaron a que muchas radios juveniles cambiaran de giro musical. Finalmente, creo que este disco recién ha sido valorado con el tiempo y hoy forma parte de esas obras de culto que todo amante de la buena música desearía tener en su colección. Saludos.