Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

 

Support This Radio Station!


Via
PayPal

 

We are on Instagram , Tumblr, and We also have music on 8tracks!

 

Monday, June 6, 2011


El Sábado 7 de Junio del 2003 se nos fue Diana García, quizás la más importante DJ y locutora radial que ha tenido la ciudad de Lima. Falleció de un paro respiratorio, después de haber estado batallando contra el cáncer desde hacía algún tiempo.

Diana García tenía una voz maravillosa, bella y arrulladora. En su larga trayectoria pinchó los mejores discos de rock y difundió la música moderna en el Perú; que era como sembrar en el desierto. Nunca se quejó de la indiferencia de algunos; ella siguió tocando a sus favoritos y difundiendo aquel elemento que influenció a radioescuchas como Javier Moreno, Champero, la Flaca Roxy y el gran Loco Disco. Sus últimos dos programas, "Tú, yo y mis discos" y "Memories," difundían un amplio espectro de la música popular norteamericana e inglesa moderna y pasada de moda, respectivamente. Pasada de moda pero eterna.

Sus favoritos: Stevie Wonder, Harold Melvin, Daryl Hall & John Oates, Little River Band, Carly Simon, Gladys Knight & The Pips, Beatles y, porsupuesto, sus preferidos Rolling Stones. Diana entrevistó a Mick Jagger alrededor de 1978 cuando éste visitó Lima y Cuzco.







A Mick le preguntó acerca de la canción "You're So Vain" de Carly Simon. "¿Te la escribió para tí, Mick?" "No, qué va," respondió el jetón. "Ésa fue para James Taylor."

Aparte de ser una DJ excepcional, Diana fue locutora de programas de TV tales como "Juego Real", "Sábados de Belmont" y "Triki Trak". Si ustedes son peruanos y recuerdan los ochentas recordarán su suave voz en off. Una voz feliz y amena, que nos hacía olvidar que también en la TV habían noticieros que llenaban las pantallas con Sendero Luminoso, Alan García y la hiperinflación. Caray, Diana, tú si que nos consolabas.

Ella se mantuvo positiva en todo. Nunca se lamentó de su enfermedad y hasta el último siguió siendo increíblemente carismática. CacaoRock no existiría si no fuera por ella. Y por ella seguimos dándole duro al rock and roll y a la música de siempre, como siempre.

Me enteré que Diana ya estaba charlando con Elvis por Roxana, la flaca que trae las noticias a CacaoRock. Esta vez no fue un chisme radial. Diana García había dejado de existir la mañana del sábado siete de Junio del 2003. No estará con nosotros para apagarle las velas a Paul McCartney el día que cumpla 64, ni tocará la cancioncita dichosa del Sgt. Pepper. Diana estará contándole a George Harrison lo mucho que le gusta "My Sweet Lord", y de seguro estará abrazando a Big O, Roy Orbison.

Diana era muy sencilla y sincera, por ende tenía muchos amigos de los buenos, de esos que no te llaman sólo cuando te has sacado la lotería. Amigos como Jorge Cox -fanático de Elvis Presley y del rock and roll de aquellos tiempos- y Hugo Salazar -ex Gusanosaurio y promoción 77 del Colegio de La Inmaculada-. Estaba siempre dispuesta a levantarte la moral haciéndote ver que la vida efectivamente es un valle de lágrimas, pero no por eso hay que estar llorando todo el santo día. Diana era una canción hecha mujer, y sus programas de radio eran lo mejor que había en Telestereo y Radio Miraflores.

Las canciones de Stevie Wonder y Hall & Oates necesitan a alguien que las presente y celebre el talento de sus creadores. Diana fue una artista y una pionera y su obra fue su propia vida.

Diana, descansa en paz. Te has ido y nos dejas un espacio vacío que no lo puede llenar ni las aguas de un río.


Este homenaje a Diana y al poderoso locutor Juan Ramírez Lazo apareció en el diario La República el 15 de Junio del 2003.


Aún resuenan los ecos de Juan Ramírez Lazo y Diana
García...


Voces en off

Dos grandes figuras de la radio peruana [Diana García y Juan
Ramírez Lazo]
han desaparecido en medio de una indiferencia imperdonable,
aunque comprensible en tiempos en que las emisoras han decidido que la
improvisación y el griterío desplacen al profesionalismo y el buen gusto. Eso, realmente, nos preocupa.



Escribe JUAN ÁLVAREZ

Había una vez una época en la que la televisión no tenía noticieros matutinos, por lo que el desayuno podía ingerirse sin necesidad de ver la repetición de los titulares de la víspera o a un reportero regodeándose en algún drama humano. Eran tiempos en los que la radio estaba mucho más cerca de la gente, acompañándola desde que aparecía la luz del día, leyéndole los titulares del día y, por supuesto, recordándole que ponga a tiempo su reloj cuando ya eran las siete en punto.

Mañanas de AM, del "Carreta" Jorge Pérez y sus polkas madrugadoras, de Luis
Pizarro Cerrón y su "Sol en Los Andes", de las radionovelas del "Ronco" Gámez, de "La Doctora Corazón" en Radioprogramas, de Radio Reloj, de Peláez Rioja y "La Cajita de Música", pero, sobre todo, de Juan Ramírez Lazo y "Radio Periódico El Mundo".

Veintidós días después del fallecimiento de su fundador, en Radio Cora todo parece ir tal cual don Juan Ramírez Lazo hubiera deseado. Silvia, una de sus hijas (no precisamente Coralí, por quien se las ingenió para que la empresa se llame Compañía Radiodifusora Lima), se ha encargado de la administración y su equipo de prensa se mantiene tal cual, con la (¿mínima?) diferencia de que el famoso "Nos Preocupa" es ahora escrito por Carlos Albarracín y leído por Augusto Vásquez. Claro, para muchos esa columna de opinión no es la misma sin el voluminoso locutor, pero nadie mejor para tomarle la posta que quien fue su oído derecho durante 23 años (además, si se trataba de elegir a un imitador, para eso estaba el "Ronco" Gámez).

Silvia creció admirando a su padre y escuchando de primera mano su respuesta a todo lo que se decía de él, sobre todo por la amistad que el locutor siempre cultivó con gobernantes como Manuel Prado, Manuel A. Odría, Fernando Belaunde o Alan García. "Han habido comentarios lindos, y también desagradables, pero yo sé cómo fue él y sé dónde tengo su recuerdo. Para mí fue un gran locutor que vivió sin odios ni rencores. Fue el más grande luchador y el más grande papá", enfatiza.


Don Juan nació en Piura el seis de mayo de 1927, pero a los tres años ya estaba viviendo en los limeñísimos Barrios Altos. Estudió en el Centro Educativo Ramón Espinoza y en el Colegio Particular Cristo Rey, y al egresar trabajó en una distribuidora textil, aunque siempre tuvo la inquietud de emular a su hermano Fidel, quien ya era locutor de Radio Delcar, en Chiclayo, pero posteriormente se convirtió en locutor comercial de la capitalina Radio Central.


Precisamente ese afán lo llevó, una noche en la que Fidel debió reemplazar al animador de "El Chanchito de la Inteligencia" (programa radial al estilo del actual "Saber y Ganar") en el Cine Metropólitan, a ser el casual encargado de leer los comerciales en el horario nocturno estelar. Y lo hizo tan en el estilo de su hermano que terminó leyendo el informativo redactado en Palacio de Gobierno, algo de lo que después se encargaría permanentemente.

Ese mismo empeño lo llevaría luego a ganar más dinero administrando una emisora de Huacho, pero al enamorarse de "una linda chalaquita" se esforzó por regresar a Lima y ser aceptado en una de las emisoras más populares: Radio Victoria. Cuenta don Juan, en sus memorias, que un día se presentó en el teatro La Cabaña para una prueba, y le pidieron leer unas carillas. Ni siquiera terminaron de escucharlo cuando le propusieron encargarse de las noticias. Debía dejar Huacho por la mitad de su sueldo, pero era un gran salto poder compartir el micrófono con Juan Silva Vidaurre, José Lázaro Tello y Elías Roca. Además, podría pedir a Monina que se convierta en su esposa.

Durante 35 años, Juan Ramírez Lazo se erigió como la voz más representativa de Radio Victoria, al punto que muchos pensaron que la emisora era suya cuando sólo alcanzó a ser su gerente de radio. Y aunque la consolidación de la FM en la práctica empezaba a otorgar una condición casi subterránea a las emisoras que transmitían en AM, hacia 1984 don Juan emprendió la aventura de tener radio propia. Dos años después su voz ya salía desde los micrófonos de su Radio Cora, de los cuales se despegó únicamente cuando, semanas previas a su muerte, se dio cuenta de que no podía grabar más. En realidad, él ya había abandonado la cabina en diciembre del 2002, cuando le detectaron mielomas múltiples en la columna, pero seguía haciendo sus envíos desde casa. Y aunque lograron encapsularle las células cancerígenas, él no pudo restablecerse plenamente, al punto que sus familiares se preocupaban más por su hipoglicemia (falta de azúcar) cuando lo afectaron los dos paros cardiacos.

"A raíz de su enfermedad" -revela Silvia apretando el cuaderno con las memorias de su padre-, "mucha gente lo dejó de lado, lo olvidó. Los grandes amigos lo visitaban cada vez con menos frecuencia. Por eso, cuando falleció, optamos por la mayor reserva posible. No queríamos que algunos vinieran sólo para la foto".

Había otra vez (ésta no hace mucho), en la que los jóvenes no necesitaban refugiarse en un walkman o un discman para proteger sus oídos de simplones tecnos (cumbias), insípidas salsas e insoportables melodías brasileñas hechas más pensando en los aeróbicos que en el disfrute sonoro.

Días de Frecuencia realmente Modulada, de locutores que respetaban el buen gusto tanto como al valor del silencio, que no se atrevían a salivar el micrófono y mucho menos a ensuciar las canciones, que sabían tanto del artista como de las preferencias de sus oyentes. Porque para esos locutores, como Iván Márquez, Arturo Otoya, Javier Lishner, Hugo Salazar y, principalmente, Diana García, lanzar cada programa musical en la radio era igual que celebrar una reunión entre ellos, nosotros y nuestros discos. Oh, sí.

Estoy a punto de despedirme de Ángel Palacios y ya tenemos pendiente una conversación más. Una hora antes de este instante yo era un extraño que le había pedido algunas fotos de su madre, Diana García. Ahora soy una especie de representante de todos los amigos anónimos que, desde el domingo, llamaron a su casa para intentar disminuirles el dolor contándoles lo grato que fue toparse en algún momento de la vida, en persona o a través de la radio, con la entrañable locutora.

En verdad, ¿qué tenía esa mujer para transmitir tanta ternura y alegría? Pues, además de una dulce voz, una personalidad cálida, producto de una serie de experiencias que se iniciaron hacia 1963, cuando luego de escucharla el padre Francisco Villena la invitó a conducir en Radio Santa Rosa el programa "Atardecer Musical". Ella estudiaba educación en San Marcos, pero más por complacer a su padre que por propia vocación, la cual la llevaba más bien a infiltrarse en las clases de periodismo.

Desde entonces, su preocupación mayor era dar a conocer al oyente lo que sabía de su artista preferido, lo que perfiló su naturaleza de autodidacta. Al no haber en Lima instituto de locución, cultivó su estilo al preocuparse simplemente por hablar bien frente al micrófono. De igual forma, el inglés lo aprendió al conocer amigos norteamericanos que venían a Lima por intercambio estudiantil. Y para estar al tanto con las novedades musicales, invirtió mucho en comprar discos y revistas. Además, siempre dejó en claro que las modas no iban con ella. O tocaba la música que a ellos y sus oyentes les gustaba, o dejaba la radio y se dedicaba a la locución comercial, donde también supo dejar huella.

Es que Diana era una verdadera melómana (sus discos, entre CDs y vinilos, suman casi 1,700), siendo sus artistas preferidos The Rolling Stones, The Beatles y, sobre todo, Elvis Presley. Así lo demostró en sus programas "El Show de Diana" en Radio El Sol y "Hits Ville" en Radio América, aunque sean "Memories" y "Tú, yo y mis discos" sus programas insignia en la misma Radio América, pero también en Radio Miraflores y, hasta hace poco, en Telestéreo.

También tuvo un feliz paso por la televisión, a finales de los 60. Pedrín Chispa la contrató para animar "Ritmo en el Cuatro", donde se presentaban los grupos de moda de la nueva ola, y en ese canal también se convirtió en la primera locutora en off de eventos deportivos, a sugerencia de Luis Ángel Pinasco, quien narraba los partidos de fútbol. Para los hinchas aliancistas resultaba memorable cómo ella celebraba cada gol blanquiazul, incluso gritando más fuerte que el propio Rulito. La relación entre ambos fue tan óptima que incluso trabajaron juntos en el "Triki Trak", junto a otro de sus grandes amigos, Hugo Salazar.

Poco afecta al reconocimiento público, Diana ofrecía entrevistas en contadas ocasiones y solía no recibir los premios que le otorgaban. Sin embargo, cuando los oyentes la llamaban por teléfono, era muy conversadora y, si notaba en ellos algún problema, solía regalarles una canción con el mensaje preciso. Tal vez su sólido sentido cristiano le había otorgado una sensibilidad descomunal, así como una increíble fortaleza.

El 2001, habiendo su madre acabado de fallecer, los doctores le dijeron que tenía cáncer en el pulmón. Pero, contra todo pronóstico, en su caso el mal no fue fulminante, lo que le permitió regresar a la radio en diciembre del 2001 para ofrecer un especial de George Harrison a propósito de su muerte, también de cáncer. Sin embargo, el 8 de enero del 2002 se despediría finalmente con otro especial muy recordado, esta vez por un cumpleaños más de Elvis Presley.

Fiel a su estilo, Diana no permitió que la vieran en su lecho de dolor, aunque recién se sintió realmente mal una semana antes de su muerte. Siempre quiso que sus oyentes la recuerden evocando lo que ella inspiraba en la radio, imaginando su rostro y dibujando en la mente su sonrisa. Y en cierto modo lo consiguió. De eso puede dar fe su hijo Ángel, quien confiesa no haber encontrado mayor consuelo a su pena que la suerte de seguir topándose con gente que vivía agradecida a su madre. Y son tantos....

11 comments:

Javier Lishner said...

Que siga descansando en paz la gran Dianita. Qué rápido se pasa el tiempo... Gracias al señor Juan Alvarez por esa mención en la nota.

Saludos tocayo. Hoy estuve en San Francisco.

JL

Anonymous said...

Siempre estaras en nuestro corazon y nuestras mentes Diana. Gracias por la nota

Jose said...

Sra. Diana Garcia de Palacios nosotros que fuimos los jovenes de los 70 la recordamos siempre por su pograma "Tu yo y mis discos" pionero en programas juveniles, la escuchábamos de lunes a viernes a las 8.00 pm con su vos inconfundible tan amena, su musica, gracias a su programa coleccione discos de rock de la epoca que los conservo todavia. bajo por el you tube los temas que la sra. Diana los transmitia en su gran programa como Stevie wonder, the rolling stones, chicago, barry white, frankie valli etc.

Anonymous said...

Efectivamente Diana Garcia, fuè una Excelente DiscJokey, Icono de los 70s y 80s, que junto a otros recordados DiscJokey de la Epoca como el de su contemporaneo "Show de Branniff"; "Recordando con 1160", "La Hora del Recuerdo" de Radio Miraflores, "Fresas con crema", "Eva & Yo", etc..
saludos

KOKE said...

Lcutores como Diana, Enrique Llamosas, Adolfo Sobenes, José Carlos Kovacs, Lucho Arguelles entre otros nos hicieron conocer a Carol King, The Carpenters, Hellen Reddy, Lobo, Steve Wonder, etc.
Maestros de la locución ya que escuchar uno de sus programas enriquecían tus conocimientos del divino arte de la música.
Gracias a todos ellos

KOKE

Luis Alberto Espinoza Bazàn said...

Era 1967 y Diana transmitia por Radio Amèrica su programa "Hitsville" La villa de los èxitos. Estando ambos en cabina le preguntè fuera de micròfono:"Diana, ¿de donde saliò el nombre de tu programa? Ella muy gentilmente me contestò que el nombre lo sacò de una funda de discos Motown. Llegando a casa, busquè entre mis discos importados, y efectivamente en una funda de un single de 45rpm de The Supremes, vi varios nombres de sellos pertenecientes a Motown, alli figuraba. Gordy, Tamla, Hitsville, Miracle, y Mo-west. Berry Gordy Jr, habia logrado en poco tiempo hacer de Motown Records una verdadera Villa de los èxitos. De alli saliò el nombre del programa de Dianita, quien este pasado 07 de Junio se fue a reunir con Dios en ese espacio inmenso que se llama eternidad. Y Diana serà siempre eterna e inolvidable para los que como yo tuvimos la suerte de conocerla en sus inicios radiofònicos.

Cristian Angeles said...

Hay personas que dejan catedra en la vida y que siempre se les recuerda, personas que por su intachable trabajo dejarón gratos recuerdos en el transcurso de nuestras vidas y que nos es dificil pensar que no esten más en este mundo, no tanto por la ausencia fisica ya que no tuve la suerte de conocerlos personalmente sino por la ausencia de su trabajo. Ejemplo de estas personas, en las comunicaciones tenemos a Don Pepe Ludmir, que grato era verlo trasmitiendo la entrega del Oscar era todo un maestro se me viene a la mente su voz imponente y modulada y que no solo se limitaba a narrar el momento sino enriquecia su transmisión brindando importante información referencial de los hechos y personalidades, de igual forma con las mismas cualidades tenemos a nuestra querida y recordada Diana Garcia como no recordarla con su programa radial Yo, Tu y mis discos, que realmente da nostalgia recordar su voz, con solo cerrar los ojos me parece escucharla y automaticamente me transporta en el tiempo y al abrirlos me embarga un gran vacio, un vacio por el hecho de saber que no están más entre nosotros, pero que siempre estarán presentes en nuestros corazones.

hector ruiz said...

Diana Garcia de Palacios hasta ahora recuerdo su angelical voz y sus memorables programas tu,yo y mis discos y memories en radio miraflores y telestereo fm,saludos.

Xhenyth said...

Hace casi 20 años regresaba a casa con la mas grande felicidad que se puede sentir solo cuando se es amado.
Tarde de un noventero verano el corazon no me cabia y sentado en el balcon de mi casa veia caer el sol mientras encendia la radio. Diana Garcia iniciaba Memories con una canción precisa para lo que vivía Good Vibrations, al presentarla, dijo que compartia la felicidad de la vida y el amor y era feliz por que otros eran felices. Senti esas palabras tan directas hacia mi y ella ni me conocia. Su delicioso ingles y lo dulce de sus voz hicieron la sigua siempre. Gran dolor saber que te fuiste. Algunos dias despues de tu partida esperaba las 5 de la tarde y a pesar de las grabaciones ya no era lo mismo. Agradezco tu compañía en buena parte de mi vida

Luis Alberto Espinoza Bazán said...

Hoy se cumplen 10 años de la partida terrenal de Diana Ercilia García Guzmán. Ese era su nombre de soltera, antes de convertirse en la Sra. de Palacios. Diana García continua siendo la mejor disc jockey que tuvo nuestra patria, y nadie podrá igualarla, y menos superarla. Creó un estilo muy personal e inimitable para conducir. Era muy natural, no necesitaba ningún libreto cuando tenía que anunciar los discos a presentar. Siempre llevaba su tremendo block, donde apuntaba los discos que iba pasando durante la semana, para no saturar la prefencia de sus oyentes. Muy linda, muy profesional, y mejor amiga. Tuve el gusto y privilegio de estar a su lado como comentarista, pasando noticias sobre tal o cual artista, e informando de lo que se decía en el mundo de la discografía, utilizando las revistas especializadas en notas del espectáculo a nivel internacional. En aquellos tiempos; se daba mucha importancia, a los sellos fonográficos donde eran grabados los discos; esto para ver si dado el éxito del mismo, podía luego ser editado en prensaje nacional. Ella mucho colaboró con los departamentos fonográficos de las disqueras, porque guió con mucha capacidad para sacar a la venta discos que eran exclusivos en sus programas de dee-jay. Dianita han pasado 10 años de tu partida. Vives siempre en nuestro recuerdo y eres el enlace perfecto que une generaciones de comunicadores que iniciamos esta hermosa tarea de estar frente a un micrófono. Hoy escucharé desde una cinta grabada, el hermoso tono de tu voz, una voz que nunca cambió desde que te iniciaste en Radio Santa Rosa en el año 1963. Donde quiera que estés, siempre te seguiré recordando. Hasta cada momento mi más querida e inolvidable amiga.

Deray said...

Siempre en nuestros corazones :) Diana García de Palacios.