Translation, Interpreting and Multimedia Services in Oakland, California. Info@CacaoRock.com

Here at CacaoRock we have been translating technical papers, accounting and financial texts, software, immigration certificates, adoption letters, books, movie scripts and official foreign documents for a long time. We even worked translating documents for the military and creating movie subtitles! What is so special about our English to Spanish translations? Our localization skills. Besides our accuracy, we are able to apply to these translations the neutralism of standard Spanish or specific Spanish-speaking countries. For more information about our rates, our previous work experience and how can we help you, contact us via email at Info@CacaoRock.com or visit our ProZ.com profile page.

Listen To CacaoRock Online Radio, our radio station!

We are on Tumblr!

Support This Radio Station!


Via
PayPal


We also have music on 8tracks!

 


Our store on Amazon!

Monday, March 29, 1999



El espíritu del jazz está en las calles o en el hogar, pero nunca en un hospital. Por eso, a riesgo de que el camino a su casa en Knollwood Court tuviera la misma dimensión que la eternidad, el pasado lunes el legendario cantante Joe Williams dejó, sigilosamente, el Sunrise Hospital y se aventuró por las avenidas de Las Vegas. Recorrió con paso lento casi tres millas y, tal vez con los ojos llenos de espíritus, apenas advirtió que las fuerzas le abandonaban. Lánguidamente en Dawnflower Street, cerca de las tres de la tarde, dejó que su alma levantara el vuelo.

Un residente encontró su cuerpo, vacío de voz y de música, y dio parte a las autoridades. Pero ése ya no era Joe Williams. Sólo era una sombra.

El Joe Williams que con su tesitura de barítono le dio un timbre notable a la orquesta de Count Basie durante siete años; ese que en 1985 obtuvo el Grammy por mejor interpretación vocal de jazz por su álbum Nothin’ But The Blues; ese que en 1993 cantó en la Casa Blanca; ese que en sus inicios, y por recomendación del manager del Regal Theater, acompañó a Lionel Hampton y a Coleman Hawkins, ya está en un hogar construido con recuerdos y con una voz que, por fortuna, constituye un legado sobre lo que debe ser la depuración del blues en el terreno del jazz hasta integrarlo a ese terreno nebuloso y presto a malinterpretaciones que se denomina balada romántica.

Nacido en Cordele, Georgia, en 1918, Joe Williams se trasladó con su familia a Chicago. Atraído por el canto, en la adolescencia formó un grupo vocal, The Jubilee Boys, para cantar en las iglesias del rumbo. Su debut profesional ocurrió a principios de los treinta, con Jimmy Noone, pero no fue sencillo. Habituado a los grupos, le era difícil ser el único cantante y no pocas veces enfrentó el pánico escénico.

Malas rachas enfrentó en su incipiente carrera. Tantas que en 1943 era guardia de seguridad en el Regal Theater en Chicago, y a lo único que podía aspirar era a escuchar, lejanas, a orquestas como la de Duke Ellington y Basie. Sin embargo, como sólo en las películas sucede, el manager del foro lo escuchó una vez y lo recomendó ampliamente con algunas de sus cartas fuertes. Una gira con Andy Kirk y sus Clouds of Joy entre 1946 y 1947 lo llevó a su primera grabación.

Cuando en 1950 Count Basie había disuelto su big-band para bregar con sólo un septeto, Williams participó de la aventura, pero aquellos eran ante todo años de aprendizaje. Al año siguiente, con la banda de King Kolax llegó su primer éxito: "Everyday I Have the Blues".

La asociación con Basie se volvió a dar en 1954, tras que éste retorno al grupo de gran formato. Los siete años que siguieron al ingreso de Joe Williams fueron, a consideración de la crítica, los más espléndidos en cuanto a refinamiento del blues, particularmente en el álbum Count Basie Swings, Joe Williams Swings, si bien padeció al principio muchas e insidiosas comparaciones con Jimmy Rushing.

Tras dejar la banda de Basie en 1961, se unió con el trompetista Harry Sweets Edison, permaneciendo con él hasta el año siguiente. Joe Williams formó entonces su cuarteto, permitiéndose ocasionales cameos con Count Basie y colaborando en memorables sesiones en concierto y en fonogramas con la orquesta de Thad Jones-Mel Lewis, así como con Cannonball Adderly y George Shearing.

El paso del tiempo y ciertos problemas de salud hicieron que las apariciones de Williams se fueran espaciando. Empero, año con año participaba puntualmente en una serie de conciertos en el Community College en el sur de Nevada, mostrando que su garganta y su tesitura se mantenían intactas. Además, muchos lo recordarán haciendo el papel de suegro de Bill Cosby en The Cosby Show, durante la década pasada, mostrando un ignoto lado cómico.

Aquejado de graves padecimientos en un pulmón, Joe Williams tuvo una de sus últimas apariciones el año antepasado en el San Francisco Jazz Festival, cantando a dúo con Nancy Wilson. En su agenda —ha trascendido— tenía anotada una presentación para el próximo 7 de mayo. Acaso su ímpetu por no ser carne de laboratoristas y médicos, y consagrarse a lo que le ha dado un nombre en la historia de jazz, le hizo levantarse de la cama y salir a enfrentar el sol.


-Jesús Quinteros, Marzo de 1999.

0 comments: